La coronilla del Santo Rostro para triunfar sobre los enemigos de Dios

Rostro
Créditos: Flickr

Nuestro Señor reveló la devoción de Su Santo Rostro a una monja carmelita descalza francesa, la Hna. María de San Pedro, a mediados del siglo XIX. Aquí te contamos todo lo que necesitas saber sobre esta petición de Cristo.

Jesús le pidió a la religiosa que difundiera esta devoción en reparación por las blasfemias contra Dios y la profanación del domingo. Muchos santos honraron el Santo Rostro de Jesús, incluida Santa Teresa de Lisieux. De igual forma, el Papa León XIII también estableció una Archicofradía de la Santa Faz en 1887.

La Iglesia celebra la fiesta del Santo Rostro de Jesús cada año el martes anterior al Miércoles de Ceniza.

Jesús aseguró nueve promesas a quienes honraran su Santo Rostro:

1) Al ofrecer Mi Rostro a Mi Padre Eterno, nada será rechazado y se obtendrá la conversión de muchos pecadores.

2) Por Mi Santo Rostro, harán maravillas, apaciguarán la ira de Dios y atraerán misericordia a los pecadores.

3) Todos aquellos que honran Mi Rostro en un espíritu de reparación, al hacerlo, desempeñarán el oficio de la piadosa Verónica.

4) De acuerdo con el cuidado que tomen para reparar mi rostro desfigurado por los blasfemos, así cuidaré de sus almas que han sido desfiguradas por el pecado. Mi rostro es el sello de la divinidad, que tiene la virtud de reproducir en las almas la imagen de Dios.

5) Aquellos que con palabras, oraciones o escritos defiendan Mi causa en la Obra de Reparación, especialmente Mis sacerdotes, los defenderé ante Mi Padre y les daré Mi Reino.

6) Así como en un reino pueden obtener todo lo que desean con una moneda estampada con la efigie del Rey,  en el Reino de los Cielos obtendrán todo lo que desean con la preciosa moneda de Mi Santo Rostro.

7) Aquellos que en la tierra contemplen las heridas de Mi Rostro lo verán en el Cielo radiante de gloria.

8) Recibirán en sus almas una irradiación brillante y constante de Mi Divinidad, que por su semejanza a Mi Rostro brillarán con un esplendor particular en el Cielo.

9) Los defenderé, los preservaré y les aseguraré la Perseverancia Final.

Cómo rezar la pequeña corona de la Santa Faz

Varias oraciones de reparación honran el Santo Rostro de Jesús. Sin embargo, esta coronilla es sencilla y eficaz. Cristo reveló esta corona a la monja carmelita “para luchar contra los enemigos de Dios”.

Honra a cada uno de los cinco sentidos de Jesús. Mientras medita sobre sus sentidos, Jesús nos pide que meditemos sobre su Rostro Santo herido.

Si no tiene las coronilla de la cruz, no hay problema, puedes hacerlo con tus manos. ¡El Señor te escucha de todas formas! (Puedes mirar el modelo haciendo click en el link “coronilla”)

La Pequeña Coronilla de la Santa Faz:

En la cruz:

“Oh Dios, ven en mi ayuda. Oh Señor, date prisa para ayudarme”. Reza un Gloria.

Primera cuenta grande :

“Jesús mío, Misericordia”. Reza un Gloria.

En honor al sentido del tacto de Nuestro Señor, recita:
“Levántate, oh Señor, y deja que tus enemigos se dispersen, y deja que todos los que te odian huyan de delante de tu rostro” (repita seis veces / seis cuentas)

Segunda cuenta grande:

“Jesús, Ten Misericordia”. Reza un Gloria.

En honor al sentido de escucha de nuestro Señor, recita:
“Levántate, oh Señor …”. (repita seis veces / seis cuentas)

Tercera cuenta grande:

“Jesús mío, Misericordia”. Reza un Gloria.

En honor al sentido de la vista de nuestro Señor, recita:
“Levántate, oh Señor …”. (repetir seis veces / seis cuentas)

Cuarta cuenta grande:

“Jesús mío, Misericordia”. Reza un Gloria.

En honor al sentido del olfato de nuestro Señor, recite:
“Levántate, oh Señor …” repite seis veces / seis cuentas)

Quinta cuenta grande:

“Jesús mío, Misericordia”. Reza un Gloria.

En honor al sentido del gusto de nuestro Señor, recita:
“Levántate, oh Señor …”. (repita seis veces / en seis cuentas)

Sexta cuenta grande:

“Jesús mío, Misericordia”. Reza un Gloria.

En honor a la vida pública de nuestro Señor, recita:
Di : “Levántate, oh Señor …”. (repita tres veces / tres cuentas)

Medalla del Santo Rostro / oración final:

“Dios, nuestro protector, míranos y mira tus ojos al rostro de Cristo”.

El libro de la Hna. María de San Pedro recomienda recitar estas oraciones después:

1) ¡Que Dios se levante y deje que Sus enemigos se dispersen y que aquellos que lo odian huyan ante Su Rostro!

2) ¡Que el tres veces Santo Nombre de Dios derribe todos sus planes!

3) ¡Que el Santo Nombre del Dios Viviente los separe por desacuerdos!

4) ¡Que el terrible Nombre del Dios de la Eternidad elimine toda su impiedad!

5) Señor, no deseo la muerte del pecador, sino que se convierta y viva. “Padre, perdónalos porque no saben lo que hacen”.

6) La oración de la “Flecha Dorada”:


“Que el Nombre de Dios más santo, más sagrado, más adorable, más incomprensible e indescifrable sea siempre alabado, bendecido, amado, adorado y glorificado, en el Cielo, en la tierra y debajo de la tierra , por todas las criaturas de Dios, y por el Sagrado Corazón de Nuestro Señor Jesucristo en el Santísimo Sacramento del Altar.
Amén.”

Según las revelaciones de la Hna. María de San Pedro, “después de recibir esta oración, la Hna. María de San Pedro tuvo una visión en la que vio el Sagrado Corazón de Jesús herido gravemente por esta ‘Flecha Dorada’, mientras torrentes de gracias fluían para la conversión de los pecadores “.

HolyFaceDevotion.com / Dominio público / ChurchPOP

¡Jesús mío, Misericordia!

[Ver: ¿Conoces a alguien que no cree en Dios o la Iglesia? 7 motivos de credibilidad infalibles]

[Ver: Todo lo que tienes que saber sobre los evangelios apócrifos para que no te engañen]

Compartir:

Comentarios

comentarios