El increíble testimonio de amor por la Eucaristía del cardenal Văn Thuận

Fuente: Thuy Ho / Wikipedia / (CC BY-SA 3.0)

François-Xavier Nguyễn Văn Thuận fue un obispo vietnamita que, perseguido por su gobierno comunista, fue encarcelado por su fe el 15 de agosto de 1975, día de la Asunción de la Virgen. 

Su experiencia en la cárcel ayudó a renovar la fe de mucho, y fue ejemplo de resistencia frente a la persecusión, sobre todo en el amor a la Eucaristía. 

Te compartimos a continuación una parte de su testimonio:

“Cuando fui arrestado en 1975, me llegó una pregunta desgarradora: ‘¿Todavía puedo celebrar la Eucaristía?’. Era la misma pregunta que los fieles me hicieron más tarde. De hecho, tan pronto como me vieron, me preguntaron: ‘¿Pero podrías celebrar la Santa Misa?’. 

Cuando todo desapareció, la Eucaristía ocupó el primer lugar en mis pensamientos: El pan de vida. ‘El que coma este pan vivirá para siempre. El pan que daré es mi carne para la vida del mundo’ [Jn 6,51].

¿Cuántas veces he recordado la expresión de los mártires abitinos [siglo IV] que dijeron: ‘No podemos vivir sin la Cena del Señor’ [cf. Juan Pablo II, 1998a, n. 46].

En cada época, especialmente en tiempos de persecución, la Eucaristía siempre ha sido el secreto de la vida cristiana: el alimento de los testigos, el pan de la esperanza.

Eusebio de Cesarea recuerda que los cristianos nunca dejaron de celebrar la Eucaristía; incluso durante las persecuciones ‘cada lugar donde sufrimos se convirtió en un lugar para celebrar … podría ser un campo, un desierto, un barco, una cabaña, una prisión (…)’. Cuando fui arrestado, tuve que ir de inmediato y con las manos vacías.

Al día siguiente me dejaron escribir a casa, pidiendo cosas más urgentes: ropa, pasta de dientes… También escribí: ‘Por favor, envíeme un poco de vino como remedio para los dolores de estómago’. Los fieles pronto entendieron a lo que me refería.

Me enviaron una botella de vino para la Misa, con la etiqueta ‘Medicina para el dolor de estómago’, y algunas obleas escondidas en una antorcha para proteger contra la humedad.

La policía me preguntó:

– ¿Tienes dolor de estómago?
– Yo sí.
– Aquí hay un medicamento para ti.

Mi alegría en ese momento era inexpresable: todos los días, con tres gotas de vino y una gota de agua en mi palma, celebraba la Misa […].

Cada vez que tuve la oportunidad de extender la mano y clavarme en la cruz con Jesús, beber como el cáliz más amargo. Todos los días recitaba las palabras de consagración, confirmando con todo mi corazón y alma un nuevo pacto, un pacto eterno entre Jesús y yo, a través de su sangre mezclada con la mía.

La Eucaristía se había convertido para mí, y para otros cristianos, en una presencia oculta que nos dio coraje en medio de innumerables dificultades. Jesús en la Eucaristía fue adorado clandestinamente por los cristianos que vivían conmigo.

En el ‘campo de reeducación’ nos dividimos en grupos de cincuenta personas; dormimos bajo el mismo techo, donde cada uno ocupaba el espacio de 50 cm. Nos las arreglamos para mantener a cinco católicos conmigo siempre. 

A las 9:30 pm era obligatorio apagar la luz, y todos deberíamos dormir. En ese momento me inclinaba sobre la cama para celebrar la Misa, recitar todo de memoria y luego distribuir la comunión pasando la mano por debajo de la mosquitera.

Incluso hicimos bolsas con paquetes de cigarrillos vacíos para guardar el Santísimo Sacramento y llevarlo al resto. El Jesús Eucarístico siempre estuvo conmigo en el bolsillo de mi camisa […]

En el momento del descanso, con mis compañeros católicos aprovechamos la oportunidad para pasar una bolsa a cada uno de los otros cuatro grupos de prisioneros: todos sabían que Jesús estaba en medio de ellos. 

Durante la noche, los prisioneros alternaban por turnos de adoración. El Jesús eucarístico fue la ayuda inimaginable con su presencia silenciosa: muchos cristianos volvieron a ser fervientes en la fe […]

Entonces, la oscuridad de la prisión se convirtió en la luz de la Pascua, y la semilla brotó bajo la tierra durante la tormenta […]”.

Compartir:

Comentarios

comentarios