Así fue como niños agradecieron el trabajo evangelizador de este amado Obispo

Fuente: parroquiahuancavelica.blogspot.com // Youtube

Algunos quizás tengan la perspectiva hacia los obispos como sacerdotes gordos, acostumbrados a estar sentados y encerrados en sus despachos, gobernando a la iglesia local desde su palacio. 

Otros, por lo contrario, conocen el testimonio de obispos que, además de sus responsabilidades como gobernantes, aprovechaban cada oportunidad para salir al encuentro de los fieles, y aportar en lo que se podía. Este es el caso de Monseñor William Dermontt Molloy. 

Monseñor irlandés en los andes peruanos 

Monseñor William, o “Demetrio” como lo llamaban sus feligreses de Huancavelica al no poder pronunciar correctamente su apellido, nació en Dublín, Irlanda, el 10 de mayo de 1930. 

Llegó al Perú en 1963, y llegó a ser el cuarto Obispo de Huancavelica entre 1982 y el 2005. Después de una larga enfermedad, murió Lima el 19 de agosto del 2013. Fue sepultado en Huancavelica, tierra de su misión.  

Este obispo se dedico a sus feligreses en todo momento. Recorría las zonas más pobres de la región en su caballo blanco para ofrecer los sacramentos, dar ayuda solidaria, o compañía espiritual.  

Obispo amado

Por su ayuda solidaria y su carácter, el pueblo lo recuerda con mucho cariño. Es por esto que los niños acólitos de la Catedral de Huancavelica, junto al sacerdote Carlos López, hicieron un videoclip en su honor. 

En el video los niños cantan “Mi Caballo”, una canción que el mismo obispo entonaba en sus viajes y visitas apostólicas. Para esta versión, los participantes hicieron algunos cambios para que la canción sea un homenaje directo a su obispo amado.  

“Solía tocar la guitarra, cantar canciones, y entre ellas cantaba esta canción, haciendo referencia a las misiones que tenía por aquí, que tenía que ir a los pueblos a caballo y llegar a lugares alejados”, comentó el Padre López en una entrevista a ACI Prensa.

Te compartimos el videoclip a continuación

¡Gracias Dios por estos buenos pastores! Oremos por el trabajo de todos nuestros obispos.

Compartir:

Comentarios

comentarios