John Bradburn, el Errante de Dios: futuro primer santo de Zimbabwe, África

Sociedad conmemorativa de John Bradburne

John Bradburne, nacido en 1921, en Gran Bretaña,y muerto en 1979, en Zimbabwe hace 40 años, podría ser el primer santo del país africano y el segundo inglés en ser canonizado después del Beato Newman, 140 años después. 

La historia de este laico que pasó su vida entre leprosos es realmente fascinante. De padres anglicanos, debía su conversión al catolicismo a los monjes benedictinos con quienes compartió una experiencia religiosa durante la Segunda Guerra Mundial. 

Poeta prolífico, después de su conversión vivió como un peregrino que viajaba entre Inglaterra, Italia y el Medio Oriente.

En 1956 vio su vocación hacia los laicos, por lo que decidió emprender su viaje entre las filas de la Tercera Orden Franciscana Seglar. 

Luego, le escribió a su amigo jesuita, el padre John Dove, que estaba en Zimbabwe, preguntándole si había una “cueva en África donde pudiera rezar”. 

Poco después de su llegada en 1962, le dijo a un sacerdote franciscano que tenía tres deseos: servir a las personas enfermas de lepra, morir mártir y ser enterrado según el método franciscano.

John tenía su misión cada vez más clara: ayudar a los pacientes con lepra. Fue nombrado custodio de uno de los centros para personas con esta enfermedad, en Mutemwa, Zimbabwe. 

Su cuidado sincero y amoroso por los leprosos dio lugar a muchas diferencias con el comité directivo del centro. Incluso fue despedido porque él no podía soportar el hecho de que los pacientes llevaban un número de identificación alrededor de sus cuellos y sus comidas se redujesen, ya siendo escasa. 

Decidió, aunque fuera despedido, irse a vivir en una chapa prefabricada sin agua y saneamiento solo para estar cerca de sus leprosos.

El edificio prefabricado donde vivió el padre John. Foto: John Bradburne Memorial Society

Después del estallido de la guerra en Zimbabwe, gracias a la cual el país se independizó de Gran Bretaña, John Bradburne fue visto por muchos como un espía del gobierno británico. 

Un amigo de su sacerdote, el padre Fidelis Mukonori, relata una anécdota de los últimos momentos de la vida del hermano John: “No estás seguro aquí, John. Estás a punto de ser asesinado“. El misionero laico, en ese momento dejó de tocar la flauta, su gran pasión, lo miró y se encogió de hombros para volver a tocar. 

Unos días después, el 5 de septiembre de 1979, fue asesinado. Él recibió la orden de abandonar el país, pero se negó. Entonces fue secuestrado, torturado y asesinado acusado de ser un espía del gobierno británico. 

Ahora el centro de atención de leprosos de Mutemwa se ha convertido en una especie de lugar de peregrinación. Miles de personas acuden aquí cada año.

Sociedad conmemorativa de John Bradburne

Baba John, como lo llamaban sus leprosos, llegó sin nada y se fue sin nada, trayendo consigo solo mucho amor. Solía ​​decir a aquellos que estaban desconcertados por sus acciones: “Desde el día en que vi a estas personas, también descubrí que era un leproso entre mi gente”. Baba John se sintió apreciado por su gente, sintió que estaba haciendo del bien.

“Durante décadas, John se hizo cargo de estas personas. Cuando llegó entre ellos no había medicina, todo estaba sucio. No había ropa y la gente tenía fama. Baba John se ocupó de las necesidades de todos: alimentar a las personas, lavar y vendar nuestras llagas “, dice Colleta Matufa en la BBC, de 78 años y una de las pocas personas que sobrevivieron a la lepra gracias a Baba John.

El hermano John en sus sonetos y poemas se describe a sí mismo como el “Errante de Dios”, siempre excéntrico, este futuro sagrado seguramente nos hará reflexionar sobre cuánto amor estamos dispuestos a dar, incluso cuando falta todo.

El Vaticano aprobó recientemente la apertura de la demanda de canonización de John Bradburne.

Compartir:

Comentarios

comentarios