Hacen grupo de oración frente a ex-clínica abortista y algo muy extraño sucedió

Estitxu Carton, Flickr

Un edificio que había sido una sinagoga judía, luego una iglesia ortodoxa griega, fue vendida y reabierta como una clínica abortista.

Y una exitosa, creciendo para convertirse en la instalación de aborto más grande en el oeste de Michigan. Activistas locales pro-vida trabajaron y oraron por muchos años para cerrarlo, pero todo era en vano.

La Compra

Esto fue así hasta el 2004, cuando tuvieron un gran avance, pues pudieron convencer al propietario del edificio para que se los vendiera. Teniendo el local bajo su poder, desalojaron de inmediato a los médicos que practicaban el aborto.

Después de ocho años desgarradores y un estimado de 20,000 abortos, la clínica de abortos cerró. Los entusiasmados pro-vida hicieron planes para convertir el edificio en un centro de recursos para el embarazo pro-vida.

David Bereit, fundador de 40 Days for Life, fue invitado a recorrer el espantoso sitio unos días después de la partida de los abortistas y se le contó una historia increíble.

Según los nuevos propietarios, un día o dos después de tomar el control del edificio, un pequeño grupo de líderes cristianos pro-vida se reunieron en el edificio para rezar.

Eligieron orar específicamente por la entrada del callejón que había sido utilizada por los abortistas para entrar y salir del edificio. Tomaron las manos en un círculo y rezaron para que Dios limpiara el lugar del mal.

¿Algo demoníaco?

De repente, en el mismo momento en que un sacerdote local de su grupo concluyó su oración con “Amén”, la puerta del callejón se abrió sola y una ráfaga de aire atravesó el lugar y salió por la puerta. Unos segundos después, una brisa fresca comenzó a soplar desde la puerta abierta.

El grupo regresó silenciosamente al frente del edificio. Mientras meditaba sobre lo que acababan de presenciar, un vecino se detuvo y preguntó qué habían hecho con la estatua de un demonio que había estado en el techo.

El grupo pro-vida nunca había visto una estatua así y no había quitado nada, sin embargo, la mujer insistió en que la había visto en la parte superior del edificio durante algún tiempo, pero que ya no estaba.

Entonces, ¿qué pasó exactamente en ese edificio? Uno de los líderes pro-vida presentes  más tarde lo describió  en términos simples pero profundos: “una transferencia espiritual de propiedad”.

¿Y el edificio? Ahora es el hogar de LIFE International, una organización pro vida dedicada a crear materiales pro vida y capacitar líderes pro vida en todo el mundo.

Compartir:

Comentarios

comentarios