Militar honrado con la Medalla del Honor acredita su logro a la oración de San Miguel Arcángel

U.S. Navy, Facebook

Recé la oración de San Miguel mientras me dirigía a las misiones más difíciles que enfrenté“, dijo Edward C. Byers Jr., Operador Principal Principal de Guerra Especial (SEAL) en su discurso de aceptación de la Medalla de Honor.

De hecho, en un momento de su discurso empezó a rezar la oración a San Miguel Arcángel, oración famosa católica que pide la protección de este ser angelical. 

¿Qué es la Medalla de Honor?

La “Medalla de Honor” es el honor más alto del ejército de los Estados Unidos, otorgado por actos de valentía más allá del llamado normal del deber.

Byers recibió el premio por “sus valientes esfuerzos de rescate durante una situación de rehenes en Afganistán en apoyo de la Operación Libertad Duradera en diciembre de 2012”.

La fe católica es importante en su vida 

De la mano de mi familia está mi fe. Si bien ha tenido un aspecto más tranquilo de mi vida, siempre ha jugado un papel importante“, indicó el soldado.

Crecí católico y sigo creciendo en mi fe, gracias especialmente a mi hermano, Trevor. Me enseñó a volver mi corazón y mi alma a Cristo cuando me desvié o perdí el rumbo. La oración siempre me ha proporcionado calma en medio del caos”, continuó.

Devoto a San Miguel desde su primera misión 

Contó cómo llegó a tener una devoción particular a San Miguel Arcángel durante su primer despliegue en Irak:

En mi primer despliegue en Irak, hace unos 11 años, llegué [al] país y vi otro SEAL, parado allí con un parche de San Miguel Arcángel en su hombro.

No estoy seguro qué me atrajo de eso, pero me acerqué a él y le pregunté si podía tenerlo. Estaba saliendo de la zona de combate y logró un despliegue seguro, por lo que estaba absolutamente dispuesto a dármelo. Me lo entregó sin dudarlo.

He usado ese parche en mi kit en cada misión de la que he sido parte.

Ese día, en diciembre de 2012, el día en que escucharon relatar varias veces sobre mi equipo, y la forma en que llevamos a cabo la misión de rescatar [a] un rehén estadounidense, ese día, como todos los días, recé.

Recé en el camino hacia mi objetivo, y nuevamente recé por mi hermano Nicholas Checque, por su alma, ya que dio su vida para salvar a otro estadounidense”.

“No soy diferente a ninguno”

También humildemente desvió el crédito especial por el valiente acto que le valió la medalla, diciendo:

Quiero enfatizar que no soy diferente a ninguno de mis compañeros de equipo. Estoy seguro de que cualquiera de ellos habría tomado las mismas acciones exactas que hice ese día. He visto innumerables actos heroicos en mi tiempo trabajando con los operadores más elitistas de la nación“.

Terminó su agradecimiento indicando:

Que Dios los bendiga, y que San Miguel Arcángel proteja a nuestros guerreros en la batalla. Larga vida a la hermandad. Gracias“.

Te compartimos su discurso en inglés:

Compartir:

Comentarios

comentarios