Sacerdote es brutalmente atacado con un Rosario en una iglesia polaca

Fr. Aleksander Zajewski, @TOPTVPINFO, Twitter / Wikimedia Commons, Public Domain

El sacerdote Aleksander Zajewski de la iglesia San Juan Bautista en Polonia fue brutalmente atacado y golpeado en la sacristía por tres hombres en la noche del 28 de julio, justo antes de la Misa de las 6 pm.

Según EWTN Polska (EWTN de Polonia), el párroco de 68 años dijo que una mujer lo llamó de la sacristía diciendo que tres hombres estaban peleando. La mujer no podía manejar la situación sola.

Al llegar, el Padre Zajewski intentó pedirles a los hombres que se fueran. Ellos supuestamente querían robarle a la iglesia.

Él dijo, “uno de ellos se enojó, comenzó a blasfemar, empujó al sacristán y golpeó al caballero que vigilaba la iglesia, cortándole el labio.

Luego me atacó. Me las arreglé para defenderme varias veces. Estaba impresionado. [Mi cara] se inundó de sangre”.

El Padre Zajewski dijo que el atacante supuestamente envolvió un rosario alrededor de su mano, usando la técnica de los nudillos de bronce para golpearlo.

Se logró llamar a la policía, y ahora los tres hombres, entre las edades de 27-53, están bajo custodia policial de Szczecin.

A continuación se muestra  una entrevista con el Padre Aleksander Zajewski:

“Prelado de la Basílica de San Szczecin, Juan el Bautista, fue golpeado por tres asaltantes, hirió al sacerdote y atacó la iglesia. Los hombres querían hacer un sacrilegio, tenían que decir una Misa y dar su boda, hablaban entre ellos si tenían anillos de boda”. 

CNA informó que un portavoz del incidente solicita oraciones para todos los involucrados.

“Recomendamos ofrecer [oraciones por] las víctimas de esta brutal paliza, así como orar por la conversión y el arrepentimiento de los perpetradores”, dijo el portavoz.

Este es el segundo ataque contra un sacerdote polaco en las últimas semanas.

El Padre Ireneusz Bakalarczyk, de la Iglesia de la Bienaventurada Virgen María en Breslavia, fue apuñalado el 10 de junio en el pecho y el abdomen, causando heridas graves.

¡Oremos por la protección de nuestros sacerdotes! ¡Nuestra Señora, por favor ora y protege a nuestros sacerdotes!

Compartir:

Comentarios

comentarios