¿Buscando un buen esposo? Estos santos pueden ayudarte

Oración para encontrar un buen esposo
Créditos: Wikipedia

¡Aquí tienes una oración para encontrar un buen esposo! Santa Ana y San Joaquín pueden ayudarte.

Estos dos grandes santos que, en silencio, contribuyeron enormemente a la Salvación de los hombres. Criaron, cuidaron y amaron a quien sería la Madre de Cristo. Ellos son San Joaquín y Santa Ana, los padres de la Virgen María.

Son considerados los santos patrones de los abuelos. La veneración a estos santos comenzó en el siglo VI con Santa Ana. Luego del siglo X se empezó a venerar a San Joaquín también. 

Oración para encontrar un buen esposo

Allá en el siglo XVII, la mística española venerable María de Jesús de Ágreda tuvo una visión de la Virgen María.

En este, ella le dijo que quien le rezaba a su madre, Santa Ana, para que interceda ante Dios por un buen esposo, Él la escucharía y concedería la bendición de encontrarlo.

Ante esto, la venerable mujer escribió la siguiente oración:

Altísimo Dios eterno, de quien depende todo el ser y el reparo del linaje humano: postrada en tu real presencia suplico se digne tu Infinita Bondad de mirar las ansias de mi alma y oír mis peticiones.

Ante tus ojos son manifiestos mis deseos de que, en el estado de matrimonio, me des la compañía de un esposo que me ayude a guardar la divina ley y testamento santo, para crecer ambos en perfección y en la observancia de tus preceptos. Santo Dios, Padre Infinitamente Providente, no escondas tu piedad de mí, ni permitas, pues eres Padre, que mi súplica sea desechada.

Y pues me mandas, Señor mío, que con confianza te pida como a poderoso y rico en misericordia, concédeme lo que por ti deseo y pido, pues en pedirte hago tu Santa Voluntad y obediencia. Y si mis culpas detienen tus misericordias, aparta de mí lo que te desagrada e impide.

Poderoso eres, Señor, Dios de Israel, y todo lo que fuere tu Voluntad puedes obrar sin resistencia. Lleguen a tus oídos mis peticiones; que soy pobre y pequeña, tú eres Infinito e inclinado a usar la misericordia con los abatidos. ¿A dónde iré fuera de ti, que eres Señor de los señores y Todopoderoso?

Tú me enseñaste a desear y a esperar de tu liberalidad. Entregado tengo mi corazón y mente a tu Voluntad. Aparta mis ojos de la vanidad.

Si fuera tu beneplácito conceder mi petición, todo lo pondré a tu entero servicio, Padre mío, para ayudar a propagar el Reino de Dios en la tierra. Haz de mí lo que sea de tu agrado y alegra, Señor, mi espíritu con el cumplimiento de esta esperanza. Mira desde tu solio al humilde polvo y levántalo, para que te magnifique y adore y en todo se cumpla tu Voluntad y no la mía. Amén”.

¡San Joaquín y Santa Ana, rueguen por nosotros!

Síguenos también en:

Telegram
WhatsApp
Gab
Instagram
Twitter

[Ver: ¿Dónde está enterrado San José? Esta es la pista que dio una famosa beata]

[Ver: El consejo de San Juan Crisóstomo para esposos que derrite el corazón de una mujer]

Compartir:

Comentarios

comentarios

¿The gusta ChurchPOP?

Recibe nuestro contenido inspirador en tu bandeja de entrada cada mañana, ¡GRATIS!

Como parte de este servicio gratuito, podría recibir ocasionalmente ofertas de EWTN News y EWTN. Nunca alquilaremos o venderemos su información y usted se puede desuscribir en cualquier momento.