3 datos que quizás no conocías de San Antonio de Padua

Fuente: Conoce tu fe católica

Cada 13 de junio se celebra a San Antonio de Padua, considerado como el patrono de las mujeres estériles, pobres, viejos albañiles, panaderos y papeleros.

Aquí te presentamos 3 datos que quizás no conocías de este santo:

1. Mostraba una gran humildad

En una ocasión escuchó que los frailes franciscanos de Messina, noreste de Sicilia, Italia, harían una reunión importante para hablar de su congregación y su futuro. Él, con hambre de aprendizaje, decidió asistir. Según narran los testigos, a pesar de que él tenía la fama de haber estudiado mucho y ser muy sabio, no dijo ni una sola palabra en la reunión, no por alguna mala intención, sino que solo quería escuchar a sus hermanos y así aprender más.    

2. San Francisco de Asís le escribió una carta

En otra ocasión, cuando un obispo estaba por ordenar a un grupo de sacerdotes en el monasterio donde se encontraba San Antonio, este le preguntó al grupo de ordenados quién se animaba a predicar en la Misa. Nadie quiso pues no se sentían preparados. En ese momento, San Antonio, que solo era un ayudante del lugar, se ofreció. La disertación fue tal, que se hizo famoso por su elocuencia y sabiduría en las Sagradas Palabras.

Ante esto, San Francisco de Asís escribió en el 1224 d.C. una carta al superior de San Antonio indicando lo siguiente:

Al Hermano Antonio, mi obispo (i.e. maestro de ciencias Sagradas), el Hermano Francisco envía sus saludos. Es un placer para mi que vos enseñéis teología a los hermanos, entendiendo, sin embargo, como se encuentra expresado en la Regla, el espíritu de oración y devoción no debe extinguirse. Hasta pronto”.

3. Predijo un ataque del demonio

En una predicación, él predijo que el demonio iba atacar el púlpito para callarlo y para que sus hermanos no aprendan de Dios. Pero que no se debían preocupar, pues nadie saldría herido a pesar de eso. Así sucedió días después, cuando durante una predicación de San Antonio, el púlpito se derrumbó inexplicablemente. Nadie salió herido y San Antonio siguió con su predicación.

Compartir:

Comentarios

comentarios