¿Cómo los Papas eligen su nombre?

Fuente: Vatican Media

“Quo nomine vis vocari?” es la primera pregunta que se le hace al nuevo pontífice cuando se le elige. Esto en español significa: “¿Cómo quieres que te llamen?”. Sin embargo, esto no fue siempre así.

De hecho, solo a partir del siglo VI se le pide al nuevo pontífice que adopte un nombre. Antes de ese siglo, el Papa adoptaba su nombre de bautismo como “nombre papal”, excepto San Pedro, que en realidad se llamaba Simón.

Entre el siglo VI y el XVI comenzó una tradición “informal” de elegir un nuevo nombre. Sin embargo, esta tradición no siempre se respetaba. No llegó a ser una tradición como tal hasta que fue elegido el Papa Pablo IV en 1555.

Sin embargo, no hay reglas técnicas que guíen el proceso de toma de decisiones del nuevo Papa. De hecho, nunca existieron realmente. Los obispos recién elegidos de Roma son libres de elegir cualquier nombre y podrían mantener su nombre de bautismo si lo desean.

Lo más importante que debes saber es que ellos mismos eligen su nombre, nadie lo elige por ellos, y las razones de sus decisiones pueden ser diferentes.

Por ejemplo, en el siglo pasado, varios pontífices eligieron su nombre para honrar a uno de sus predecesores. Juan Pablo I eligió el suyo en honor a sus dos predecesores: San Pablo VI y San Juan XXIII. Lo mismo se aplica a San Juan Pablo II, que quería honrar a su predecesor que murió prematuramente después de solo un mes de su pontificado: Juan Pablo I.

También se cree que el Espíritu Santo ayuda al Papa a decidir el nombre, ya que este tiene un papel fundamental porque, en cierto sentido, concentra todo el significado y la dirección de su futuro pontificado.

¿Cuál fue el nombre más elegido por los Papas?

En la historia de los sumos pontífices, el nombre más elegido es el de Juan. Fueron 23 los papas que prefirieron el nombre de este evangelista, más recientemente Angelo Roncalli, San Juan XXIII.

Compartir:

Comentarios

comentarios