6 datos que quizás no conocías de San Francisco Marto: pastorcito vidente de la Virgen de Fátima

El 4 de abril de 2019 fue el centenario de la muerte de San Francisco Marto, pastorcito místico vidente de la Virgen de Fátima. Fue junto a su hermana Santa Jacinta que recibieron el mensaje de la Virgen y se sacrificaron por la conversión del mundo.

Aquí hay seis datos poco conocidos acerca de este increíble místico de Fátima:

1) San Francisco no pudo escuchar a Nuestra Señora cuando apareció

Tenía solo 8 años cuando Santa María se le apareció en Fátima. Sin embargo, a pesar de que podía ver y sentir su presencia, no podía escucharla. Sólo su hermana Jacinta y su prima Lucía escucharon las palabras de María.

2) San Francisco fue el sexto de siete hijos

Él era hijo de Manuel y Olimpia Marto. Además de su hermana menor Jacinta, Francisco tenía cinco hermanos mayores.

3) Salió de la escuela para orar solo ante la Eucaristía

Habían veces que San Francisco, cuando lo necesitaba mucho, se escapaba del colegio para poder ir a rezar en el Santísimo. Él llamaba a la Eucaristía como el “Jesús oculto”. Quería rezar y ayunar todo lo que se podía para poder consolar a Cristo.

4) Dio todo el dinero que tenía para salvar un pájaro

Francisco, una vez, le ofreció a un amigo un centavo a cambio de un ave capturada, solo para dejarla en libertad.

5) San Francisco recibió su primera comunión el día antes de morir de gripe

La familia Marto (con la excepción de su padre Manuel) contrajo la gripe española un año después del Milagro del Sol en Fátima. Francisco nunca se quejó. Él sabía que Nuestra Señora pronto lo llevaría al cielo.

Sabiendo que su muerte estaba cerca, Francisco pidió recibir al “Jesús oculto” en su primera comunión el 3 de abril de 1909. A la mañana siguiente, Francisco, de 10 años, murió con un brillo celestial en su rostro.

6) Después de que el Papa Pío XI rechazó su causa de canonización, más de 300 obispos presentaron una petición

El Papa Pío XI declaró en 1937 que “las causas de los menores no podían aceptarse” porque “no creía que los niños pudieran comprender completamente la virtud heroica o practicarla repetidamente”.

En 1979, sin embargo, 300 obispos firmaron una petición a San Juan Pablo II, diciendo que Francisco y Jacinta “eran conocidos, admirados y atraían a la gente al camino de la santidad”. Se recibieron favores por su intercesión”.

San Juan Pablo II beatificó a Francisco y Jacinta en mayo de 2000. El Papa Francisco los canonizó el 13 de mayo de 2017 en la Basílica de Nuestra Señora del Rosario en Fátima, Portugal.

Compartir:

Comentarios

comentarios