Luke Skywalker “vivió su exilio” en un monasterio católico en Irlanda

La mayoría de los fans de Star Wars reconocemos esta isla:

Según la nueva trilogía de esta franquicia, Luke Skywalker, interpretado por el actor Mark Hamill, después de que su sobrino Ben Solo, interpretado por Adam Driver, lo traicionó pasándose al lado oscuro y destruyendo su escuela para Jedis, se mudó a esta isla del Planeta Ahch-To para exiliarse del resto.

Aquí es donde entrena a Rey, la nueva protagonista de las secuelas, interpretada por Daisy Ridley. La razón por la que se mudó a ese lugar es porque ahí se encontraba un “antiguo centro Jedi” hecho de cabañas de piedras.

Este lugar existe de verdad, se llama “Skellig Michael”, que significa “Piedra de Miguel”, y queda en Irlanda. Lo que posiblemente pocos sabían es que, esas “cabañas de piedra” son en realidad parte de un santuario católico dedicado a San Miguel Arcángel.

Según una antigua historia, en esta isla el Arcángel San Miguel se apareció a San Patricio, y le dio consejo para poder librar a Irlanda del poder del demonio. Años después, monjes agustinos llegaron a la isla para construir un santuario en el siglo VI dedicado al arcángel para poder vivir una vida ascética hasta principio del siglo XIII.

Hoy se encuentra en ruinas, pero estos dibujos hecho por expertos muestran cómo el santuario tenía una red de oratorios y caminos que rodeaban la isla:

 

  

Así que, ¿¡Luke Skywalker vivió en un santuario agustino!? No del todo, si bien esa fue la locación, el equipo de producción duplicó la construcción para no atentar contra las ruinas del verdadero santuario, que desde 1996 es Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO.  

Compartir:

Comentarios

comentarios