¿Para dónde se van las almas de los bebés abortados o niños sin bautizar?

El sacerdote español José María Iraburu, escritor de numerosas obras y colaborador de Radio María, escribió una nota en Catholic.net dando respuesta a esta pregunta.

Para el padre Iraburu, la respuesta nace del hecho de que Dios crea las almas de todos los seres humanos, y esta se encuentra en el cuerpo desde la concepción.

Aún así, hombres y mujeres a pesar de ser creados por Dios igual pueden irse al infierno ¿Qué pasa con el alma de los niños no bautizados, entre ellos, los abortados?

La Comisión Teológica Internacional (CTI), dirigida por la Congregación para la Doctrina de la Fe, cuestionó “una interpretación excesivamente restrictiva de la salvación” para estos niños. Es decir, que consideran que estos niños van al cielo.

Según la Constitución Pastoral Gaudium et spes, uno de los documentos finales del Concilio Vaticano II (1965), el sacrificio y salvación de Cristo también beneficiaría a las personas no bautizadas, según el misterio de su misericordia, ya que Él vino a salvar al mundo entero (GS 22).

Por otro lado, el Catecismo de la Iglesia Católica (CIC) en el número 1261, el Magisterio claramente indicó que:

“En cuanto a los niños muertos sin Bautismo, la Iglesia sólo puede confiarlos a la misericordia divina, como hace en el rito de las exequias por ellos. En efecto, la gran misericordia de Dios, que quiere que todos los hombres se salven (cf 1 Tm 2,4) y la ternura de Jesús con los niños, que le hizo decir: ‘Dejad que los niños se acerquen a mí, no se lo impida’ (Mc 10,14), nos permiten confiar en que haya un camino de salvación para los niños que mueren sin Bautismo. Por esto es más apremiante aún la llamada de la Iglesia a no impedir que los niños pequeños vengan a Cristo por el don del santo Bautismo”.

Pidamos la intercesión de todos esos santos niños inocentes, para que podamos llegar al cielo; y para poder saber cómo ayudar en la conversión de aquellas personas que se equivocaron gravemente y abortaron.

Compartir:

Comentarios

comentarios