Catequista se lleva sorpresa por los frutos de su catequesis de hace 10 años atrás

Paul J Kijm es un católico orador profesional cuyo trabajo ayuda a inspirar a muchos a seguir a Cristo.

Él había pasado un tiempo en oración y reflexión sobre la misión que Dios le tenía encomendado. Este proceso fue acompañado por una comunidad franciscana. Al finalizar su discernimiento, descubrió que Dios lo llamaba al matrimonio.

En una ocasión, descubrió una foto tomada en aquellas épocas de conocimiento personal. En ella aparecían dos jóvenes que fueron catequizados por él: Mat y Megan, hermanos. Esta es la foto:

View this post on Instagram

I met these siblings, Matt & Megan, in 2008 at a Catholic summer camp, while I was discerning as a religious brother with the @cfr_franciscans. Fast forward 10 years and you can clearly see God’s sense of humor and mercy working out in each of our lives + vocations. Matt is now a seminarian with the Archdiocese of NY, Megan is a sister with the Servants of the Lord & the Virgin of Matará (SSVM), and I’m a husband and father who gets to share the Gospel as a full time traveling speaker and entertainer. God’s plans don’t always make sense. There have often been chapters in my life where I would look up to Heaven and say, “Seriously, Lord?!” But in hindsight, I have seen Jer. 29:11 get confirmed over and over again. God is good. He is trustworthy. When God invites us to sacrifice something, it’s only because He wants to bless us in return with more than what we could ever ask for. Pray for all three of us, that we would be faithful to what the Lord asks of us in each of our vocations: to become saints through His grace. #catholic #vocation #saints #sinners

A post shared by Paul J Kim (@heypjk) on

En su publicación se lee:

“Conocí a los hermanos Matt y Megan, en el  2008, en un campamento de verano católico, mientras estaba discerniendo como un hermano religioso con los @cfr_franciscans.

Pasaron 10 años y podrás ver claramente el sentido del humor y la misericordia de Dios en cada una de nuestras vidas y vocaciones.

Matt ahora es seminarista de la Arquidiócesis de Nueva York, Megan es hermana de los Siervos del Señor y la Virgen de Matará (SSVM), y soy un esposo y padre de familia que comparte el Evangelio como orador de tiempo completo y animador.

Los planes de Dios no siempre tienen sentido. A menudo han habido capítulos en mi vida en los que miraba hacia el cielo y decía: “¡¿En serio, Señor?”.

Pero en retrospectiva, he visto como la cita de Jeremías (29,11) se confirmaba una y otra vez. Dios es bueno. Él es de confianza.

Cuando Dios nos invita a sacrificar algo, es solo porque Él quiere bendecirnos a cambio, con más de lo que podríamos pedir.

Oremos por los tres, para que seamos fieles a lo que el Señor nos pide en cada una de nuestras vocaciones: volvernos santos a través de Su gracia. #catholic #vocation #saints #sinners”.  

Compartir:

Comentarios

comentarios