El villancico más famoso del mundo cumplió 200 años

El famoso villancico “Noche de paz”, o como se titula en su idioma original, “Silent Nacht” (Noche silenciosa), cumple en estos días de Navidad 200 años.

El origen de esta canción fue por mucho tiempo un misterio. Pasaron 177 años para que hallar en 1995, un manuscrito original de la partitura.

En esta se indicaba que la letra había sido compuesta en 1818 por el sacerdote católico austriaco Joseph Mohr, encargado de la Iglesia de San Nicolás de Oberndorf, y su melodía por el organista y maestro de escuela Franz Gruber.

Ninguno de ellos era famoso y esta canción quedó como una bella melodía para la misa de Nochebuena de ese año. Sin embargo, un organista llamado Karl Mauracher, quien fue a la iglesia de San Nicolás para reparar el órgano, se llevó consigo una copia del manuscrito.

Desde entonces la canción comenzó un viaje muy largo, sonó en muchos pueblos europeos y finalmente, en 1832, fue anexada en el libro de August Friese de canciones europeas con el título de “Auténtica canción folclórica del Tirol”.

Ya impresa en ese compendio, la canción viajó a Estados Unidos y otras partes del mundo, volviéndose en lo que es hoy: uno de los villancicos más importantes y famosos de la historia.

Fue esta canción la que unió a soldados alemanes y británicos en la Nochebuena de 1914, en plena I Guerra Mundial. Ambos bandos entonaron en su idioma el villancico, y decidieron darse unas horas de tregua para fraternizar y pasar la Navidad en paz.

Otro dato interesante es el contexto y teología en que está escrita. Para la Nochebuena de 1818, Austria estaba sumergida en los estragos de las guerras contra Napoleón Bonaparte y malos gobiernos.

En medio del caos de la guerra y la hambruna, el padre Joseph compuso una canción sobre la “Noche de Paz”, y es que el sacerdote veía que fue Jesús quien convirtió la noche desesperada de San José y Santa María, por no encontrar un lugar donde reposar, en una noche de paz.

Así pues, a pesar de los estragos políticos y sociales que vivía su congregación, Dios sería Aquel que convierte aquella noche en una de paz.

¡Gracias padre Joseph y maestro Franz! ¡Gracias por tan hermosa canción que transmite la paz de Dios en Navidad!

Para más información haz click aquí.      

Compartir:

Comentarios

comentarios