Conoce la increíble historia de las batallas de una bella santa contra las garras de Satanás

Santa Gema Galgani fue una mística italiana de finales del siglo XIX que tuvo experiencias espirituales increíbles.

Aunque vivió solo hasta los 25 años, recibió visiones místicas, soportó estigmas y tuvo vívidas batallas con lo demoníaco.

Aunque era joven, rápidamente se dio cuenta de que la oración era la mejor defensa contra las fuerzas espirituales malévolas.

Satanás no se rindió ante ella muy fácilmente y le causaba violentos dolores de cabeza para hacerle difícil dormir. Su fatiga hizo que la oración fuera más difícil, pero ella perseveró.

“¡Cuántos esfuerzos no hace ese desgraciado para que me sea imposible orar!”, escribió. “Ayer por la tarde intentó matarme y habría tenido éxito si Jesús no hubiera acudido rápidamente en mi ayuda. Estaba aterrorizada y tenía en mi mente la imagen de Jesús”.

En un momento dado, mientras escribía una carta, el diablo “arrebató el bolígrafo de su mano y rasgó el papel y luego la arrastró de la mesa, agarrándola por el pelo con tanta violencia que se desprendió de sus brutales garras”.

Describió otro ataque en uno de sus escritos:

“El demonio vino ante mí como un gigante de gran altura y me decía: ‘Para ti ya no hay más esperanza de salvación. ¡Tú estás en mis manos!’. Respondí que Dios es misericordioso y por eso no temo nada. Luego, dándome un fuerte golpe en la cabeza con rabia, dijo “¡Maldito seas!” Y luego desapareció.

“Luego fui a mi habitación a descansar, y allí lo encontré. Él comenzó de nuevo a golpearme con una cuerda anudada, y quería que lo escuchara mientras él sugería la maldad. Dije que no, y él me golpeó aún más fuerte, golpeando mi cabeza violentamente contra el suelo. En cierto punto, me vino a la mente invocar al Padre Eterno del ‘Padre’ de Jesús, a través de la sangre más preciosa de Jesús, ¡sálvame! ‘

“Entonces no sé muy bien lo que pasó. Esa bestia despreciable me arrastró de mi cama y me tiró, golpeando mi cabeza contra el suelo con tal fuerza que todavía me duele. Me volví insensible y permanecí tendida allí hasta que me encontré mucho tiempo después. ¡Jesús sea agradecido!”

Ella mantuvo su fe en Jesús y hasta usaba el humor contra el diablo. Ella le escribió esto a un sacerdote: “Si lo hubieras visto, cuando él huyó haciendo muecas, ¡te hubieras echado a reír! ¡Es tan feo!…. Pero Jesús me dijo que no le tuviese miedo.

¡Que todos tengamos tanta fe y valor!”

Nota original de ChurchPop

Compartir:

Comentarios

comentarios