Estos son 10 casos de padres de familia que lograron la santidad

Cuando hablamos de padres de familia que llegaron a ser santos, pensamos que, por excelencia, San José y Santa María son los modelos a seguir.

Sin embargo, en la historia de la Iglesia existen muchos más testimonios de padres de familia que lograron vivir virtuosamente la fe cristiana y llegaron a los altares.

Aquí te presentamos algunos de ellos:

Santos Zacarías e Isabel:

Fueron los padres de San Juan Bautista. Fueron justos a los ojos de Dios y seguían fielmente los mandamientos.

Santos Maris y Marta:

Fueron una pareja pertenecientes de la nobleza persa en el siglo III. Junto con sus hijos, Abaco y Audifax, ayudaron a los cristianos perseguidos a esconderse. Al ser descubiertos fueron ejecutados obteniendo la corona del martirio.

Santos Edwino de Northumbria y Ethelburga de Kent:

San Edwino de Northumbria fue rey en las tierras norteñas de Inglaterra. Junto a su esposa Ethelburga, fueron claves en la conversión al cristianismo de estas tierras.

Pidamos la intercesión de estos santos por el bienestar y conversión de las familias en el mundo. Para que sean escuela de santos para la Iglesia.

Santos Gordiano y Silvia:

Fueron los padres de San Gregorio Magno, Considerado uno de los más grandes Padres de la Iglesia y uno de los más reconocidos doctores de la misma.

Cuando su padre, San Gordiano, muere, San Gregorio Magno convierte la casa de sus padres en un monasterio. Su madre, habiéndole dado el permiso, se retiró a tener una vida eremítica de oración y contemplación.

Santos Luis Martín y Celia Guérin:

Son los padres de Santa Teresita de Lisieux, y fueron el primer matrimonio en ser canonizado en la misma ceremonia.

Construyeron el ambiente suficiente de servicio y piedad como para criar a una de las más grandes doctoras de la Iglesia y otras vocaciones a la vida consagrada.

Llevaron una vida matrimonial ejemplar: oración, Misa diaria, confesión frecuente, vida parroquial, etc.

San Gregorio y Nonna:

Ellos son los padres de tres santos: San Gorgonio, San Cesareo y San Gregorio de Nazianzo, Doctor de la Iglesia.

Fue Santa Nonna quien se conviertió primero, ya que el esposo pertenecía a una secta judío-pagana. Pero ella logró ser una pieza clase en su conversión al cristianismo.

San Aquila y Priscila:

Fue una pareja judía en Roma que tuvieron la oportunidad de hospedar a San Pablo en su viaje a la iglesia de Corintios. Lo más probable es que este santo haya sido su padre en la fe.

Ellos le acompañaron en su viaje a Éfeso, en una época donde las iglesias cristiana se reunían en casas y cuevas. El hogar de esta pareja santa fue una de ellas. Ellos fueron martirizados en Roma.

San Joaquín y Santa Ana:

Son una de las parejas santas más conocidas en la Iglesia. Son los padres de la Virgen María.

Fueron aquellos que educaron e inculcaron en la fe judía a su hija, hecho importante en la preparación de Santa María en su amor a Dios.   

San Vicente y Waltrudis:

Vivieron en el siglo VI y fueron los padres de cuatro santos: San Landeric, Santa Madalberta de Meubeuge, Santa Adeltrudis de Meubeuge y San Dentelin.

Cuando sus hijos fueron adultos, ambos decidieron separarse sin disolver su matrimonio para ambos servir a la Iglesia.

San Isidoro el Granjero y María de la Cabeza:

Fueron esposos campesinos que vivieron con gran humildad y devoción a la Virgen María. Asimismo vivieron un gran espíritu de caridad hacia los más necesitados.

Inclusive, en un momento su hijo cayó a un pozo poniéndolo en peligro de muerte. Ellos rezaron con gran devoción y el agua del pozo empezó a subir. Su hijo apareció vivo en una canasta, flotando en el agua.

Compartir:

Comentarios

comentarios