Octavo día de la Novena de Navidad

por -
Octavo día de la novena de Navidad
Créditos: Wikipedia.

El 23 de diciembre ingresamos al octavo día de la Novena de Navidad, también conocida como Novena de Aguinaldos. Durante los próximos dos días, a través de la oración nos preparamos para recibir el nacimiento del Niño Jesús.

Puedes rezar esta novena solo, en familia o con amigos, concentrándote primero en la meditación especial del día y luego rezando una oración que te acercará más a este misterio de amor.

Aquí tienes el octavo día de la Novena de Navidad.

Octavo día de la Novena de Navidad

Día ocho: La vida del Niño Jesús en Egipto y en Nazaret

Meditación

Nuestro Bendito Redentor pasó la primera parte de Su infancia en Egipto, llevando allí durante varios años una vida de pobreza y humillación. En esa tierra José y María eran extranjeros y forasteros, y no tenían parientes ni amigos. Sólo con dificultad pudieron ganarse el pan de cada día con el trabajo de sus manos.

Su hogar era pobre, su cama era pobre, su comida era pobre. Aquí María destetó a Jesús; mojando un trozo de pan en agua, lo pondría en la boca sagrada de su Hijo. Allí hizo sus primeras vestiduras y lo vistió con ellas. Aquí el Niño Jesús dio sus primeros pasos, tropezando y cayendo como lo hacen otros niños. Aquí también pronunció sus primeras palabras, pero tartamudeando. ¡Oh maravilla de maravillas! ¡A qué no se ha rebajado Dios por amor a nosotros! ¡Un Dios tropezando y cayendo mientras camina! ¡Un Dios tartamudeando en su discurso!

No muy diferente de esta fue la vida pobre y humilde que Jesús llevó en Nazaret después de su regreso de Egipto. Allí, hasta los treinta años, vivió como simple criado u obrero en una carpintería, atendiendo órdenes de José y María. ‘Y Él estaba sujeto a ellos’.

Jesús fue a buscar agua; Abrió y cerró la tienda; barrió la casa, recogió los trozos de leña para el fuego y trabajó todo el día, ayudando a José en su trabajo. Sin embargo, ¿quién es este? ¡Dios mismo, sirviendo como aprendiz! ¡El Dios omnipotente, que con menos de un movimiento de su dedo creó todo el universo, aquí sudando en la tarea de cepillar una pieza de trabajo! ¿No debería el mero pensamiento de esto impulsarnos a amarlo?

Oración del octavo día de la Novena de Navidad

¡Oh Jesús, mi Salvador! Cuando considero cómo, por amor a mí, pasaste treinta años de tu vida escondido y desconocido en un pobre taller, ¿cómo puedo desear los placeres, los honores y las riquezas del mundo? Con mucho gusto renuncio a todas estas cosas, ya que deseo ser Tu compañero en esta tierra, pobre como Tú, mortificado y humilde como Tú, para esperar poder algún día disfrutar de Tu compañía en el cielo. ¿Cuáles son todos los tesoros y reinos de este mundo? ¡Tú, oh Jesús, eres mi único tesoro, mi único Bien!

Lamento profundamente las muchas veces en el pasado cuando desdeñé Tu amistad para satisfacer mis tontos caprichos. Lo siento por ellos con todo mi corazón. Para el futuro, preferiría perder mi vida mil veces antes que perder Tu gracia por el pecado. No deseo nunca volver a ofenderte, sino amarte siempre. Ayúdame a ser fiel a Ti hasta la muerte.

Oh María, tú eres el refugio de los pecadores, tú eres mi esperanza. Amén.

¡Ya puedes rezar el octavo día de la Novena de Navidad!

Esta novena fue traducida de EWTN.

Síguenos también en:

Telegram
Gab
Instagram
Twitter

[Ver: ¿La Navidad es el día en que más almas se liberan del purgatorio? Esto dice una mística]

[Ver: La hermosa oración que se reza 15 veces al día hasta la Navidad]

Compartir:

Comentarios

comentarios

¿The gusta ChurchPOP?

Recibe nuestro contenido inspirador en tu bandeja de entrada cada mañana, ¡GRATIS!

Como parte de este servicio gratuito, podría recibir ocasionalmente ofertas de EWTN News y EWTN. Nunca alquilaremos o venderemos su información y usted se puede desuscribir en cualquier momento.

ARTÍCULOS SIMILARES