Séptimo día de la Novena de Navidad

por -
séptimo día de la novena de navidad
Créditos: Fr Lawrence Lew, O.P., Adoration of the Shepherds, CC BY-NC-ND 2.0

El 22 de diciembre ingresamos al séptimo día de la Novena de Navidad, también conocida como Novena de Aguinaldos. Durante los próximos tres días, a través de la oración nos preparamos para recibir el nacimiento del Niño Jesús.

Puedes rezar esta novena solo, en familia o con amigos, concentrándote primero en la meditación especial del día y luego rezando una oración que te acercará más a este misterio de amor.

Aquí tienes el séptimo día de la Novena de Navidad.

Séptimo día de la Novena de Navidad

Día Siete: Huida del Niño Jesús a Egipto

Meditación

Aunque el Hijo de Dios vino del cielo para salvar a los hombres, apenas nació cuando los hombres comenzaron a perseguirlo hasta la muerte. Herodes, temiendo que este Niño lo privaría de su reino, busc+o destruir Su vida. Pero un ángel advierte a San José en un sueño que tome al Niño y a su Madre y huya a Egipto. José obedece de inmediato y se lo cuenta a María.

Toma las pocas herramientas de su oficio, para poder usarlas para ganarse la vida en Egipto para él y su pobre familia. María envuelve un pequeño bulto de ropa para el uso de su pequeño Hijo, y luego, yendo a la cuna, le dice con lágrimas en los ojos a su Niño dormido: ‘¡Oh Hijo mío y Dios mío! Has venido del cielo para salvar a los hombres; pero difícilmente naces cuando buscan quitarte la vida. Mientras lo levanta en sus brazos y sigue llorando, emprende esa misma noche con José camino de Egipto.

Consideremos cuánto deben haber sufrido estos santos vagabundos al hacer un viaje tan largo, privados de todo consuelo. El Niño divino aún no podía caminar, por lo que María y José tuvieron que turnarse para llevarlo en brazos. Durante su viaje por el desierto hacia Egipto tuvieron que pasar varias noches al aire libre, con el suelo desnudo como cama. El frío hace llorar al Niño, y María y José lloran de piedad por él. ¡Y quién no lloraría al ver así al Hijo de Dios pobre y perseguido, fugitivo en la tierra, para que sus enemigos no lo mataran!

Oración del séptimo día de la Novena de Navidad

Querido Niño Jesús, ¡llorando tan amargamente! Bien tienes razón para llorar al verte perseguido por hombres a quienes tanto amas. Yo también, oh Dios, te perseguí una vez por mis pecados. Pero tú sabes que ahora te amo más que a mí mismo, y que nada me duele más que la idea de que tantas veces te he despreciado, mi buen soberano.

Perdóname, oh Jesús, y déjame llevarte conmigo en mi corazón a todo el resto del camino que aún me queda por hacer en la vida, para que junto contigo pueda entrar en la eternidad. Muchas veces te he echado de mi alma por mis pecados. Pero ahora Te amo por encima de todas las cosas, y me arrepiento por encima de otras desgracias de haberte ofendido. No deseo dejarte más, mi amado Señor. Pero me das la fuerza para resistir las tentaciones. Nunca permitas que me separe de Ti de nuevo. Preferiría morir antes que volver a perder Tu buena gracia.

Oh María, esperanza mía, hazme vivir siempre en el amor de Dios y luego morir amándolo. Amén.

¡Ya puedes rezar el séptimo día de la Novena de Navidad!

Esta novena fue traducida de EWTN.

Síguenos también en:

Telegram
Gab
Instagram
Twitter

[Ver: Estas son las figuras que se conservan del primer pesebre de la historia]

[Ver: Obispo explica por qué desea una Navidad “incómoda” a todos los católicos]

Compartir:

Comentarios

comentarios

¿The gusta ChurchPOP?

Recibe nuestro contenido inspirador en tu bandeja de entrada cada mañana, ¡GRATIS!

Como parte de este servicio gratuito, podría recibir ocasionalmente ofertas de EWTN News y EWTN. Nunca alquilaremos o venderemos su información y usted se puede desuscribir en cualquier momento.

ARTÍCULOS SIMILARES