Cuarto día de la Novena de Navidad

por -
Cuarto día de la novena de Navidad
Créditos: Wikipedia.

El 19 de diciembre ingresamos al cuarto día de la Novena de Navidad, también conocida como Novena de Aguinaldos. Durante los próximos seis días, a través de la oración nos preparamos para recibir el nacimiento del Niño Jesús.

Puedes rezar esta novena solo, en familia o con amigos, concentrándote primero en la meditación especial del día y luego rezando una oración que te acercará más a este misterio de amor.

Aquí tienes el cuarto día de la Novena de Navidad.

Cuarto día de la Novena de Navidad

Día cuatro: La vida de humillación que Jesús cargó desde su nacimiento

Meditación

La señal que el ángel dio a los pastores para ayudarlos a encontrar al Salvador recién nacido, señala su humildad: ‘Esto les servirá de señal: encontrarán un niño envuelto en pañales y acostado en un pesebre’. Ningún otro bebé recién nacido envuelto en pañales pobres y acostado en un pesebre, un comedero para animales, se podía encontrar en ningún otro lugar que no fuera un establo. Así, con humildad, el Rey del cielo, el Hijo de Dios, eligió nacer, porque vino a destruir el orgullo que había sido la causa de la ruina del hombre.

Los profetas ya habían predicho que nuestro Redentor sería tratado como el más vil de los hombres de la tierra y que sería abrumado por los insultos. ¡Cuánto desprecio no tuvo Jesús de sufrir por los hombres! Lo llamaron borracho, embaucador, blasfemo y hereje. ¡Qué ignominias soportó en Su Pasión! Sus propios discípulos lo abandonaron; uno de ellos lo vendió por treinta piezas de plata, y otro negó haberlo conocido. Fue conducido con cadenas por las calles como un criminal; fue azotado como un esclavo, ridiculizado como un tonto, coronado de espinas como un rey burlón, golpeado y escupido, y finalmente lo dejaron morir, colgado de una cruz entre dos ladrones, como el peor criminal del mundo.

“El más noble de todos”, dice San Bernardo, “es tratado como el más vil de todos”. Pero el Santo agrega: ‘Lo vil que eres tratado, más querido eres para mí'” Cuanto más te veo, Jesús mío, despreciado y avergonzado, más querido y digno de mi amor te vuelves para mí.

Oración del cuarto día de la Novena de Navidad

Oh, queridísimo Salvador, has abrazado tantos ultrajes por amor a mí, pero no he podido soportar una sola palabra de insulto sin sentirme de inmediato lleno de pensamientos resentidos, ¡yo que tantas veces he merecido ser pisoteado por el demonios en el infierno!

Me avergüenza comparecer ante Ti, pecador y orgulloso como soy. Sin embargo, no me alejes de Tu presencia, oh Señor, aunque eso sea lo que merezco. Has dicho que no desdeñarás un corazón contrito y humillado. Lamento las ofensas que he cometido contra Ti. Perdóname, oh Jesús. No te volveré a ofender.

Por amor a mí, has soportado tantas ofensas; Por amor a Ti, soportaré todas las ofensas que se me hagan. Te amo, Jesús. Te amo por encima de todo bien. Dame la gracia de amarte siempre y de soportar cada insulto por amor a Ti.

Oh María, encomendándome a Tu Hijo; ruega a Jesús por mí. Amén.

¡Ya puedes rezar el cuarto día de la Novena de Navidad!

Esta novena fue traducida de EWTN.

Síguenos también en:

Telegram
Gab
Instagram
Twitter

[Ver: Obispo explica por qué desea una Navidad “incómoda” a todos los católicos]

[Ver: El Papa Francisco revela el “secreto” de María y José que deben conocer todos los novios]

Compartir:

Comentarios

comentarios

¿The gusta ChurchPOP?

Recibe nuestro contenido inspirador en tu bandeja de entrada cada mañana, ¡GRATIS!

Como parte de este servicio gratuito, podría recibir ocasionalmente ofertas de EWTN News y EWTN. Nunca alquilaremos o venderemos su información y usted se puede desuscribir en cualquier momento.