Cuando la Virgen María visitó una noche al escritor Charles Dickens

Charles Dickens
Créditos: Wikipedia / Musei Vaticani.

En la famosa novela  Cuento de Navidad de Charles Dickens, el personaje principal Ebenezer Scrooge es visitado una noche por tres espíritus que finalmente lo llevan a tener una especie de conversión espiritual.

Lo que pocas personas saben es que el autor de ese libro, Charles Dickens, afirmó haber tenido un encuentro espiritual nocturno propio.

¿Y quién era el visitante sobrenatural? Por su relato solo podría ser la Santísima Virgen María.

Cuando la Virgen María visitó una noche al escritor Charles Dickens

Charles Dickens no era un fanático del catolicismo (o del protestantismo evangélico, para el caso), solo veía la hipocresía y la falta de fidelidad a las verdaderas enseñanzas de Cristo.

Pero eso no significaba que él mismo no fuera religioso. No está claro si se adhirió más de cerca al unitarismo o al anglicanismo, pero hay una historia que dice que cuando su hijo se estaba preparando para irse de viaje a Australia, le regaló una copia del Nuevo Testamento, diciendo  “es el mejor libro que alguna vez fue, o será, conocido en el mundo “.

También le escribió una nota a su hijo en la que le decía que quería “impresionarle solemnemente sobre [él] la verdad y la belleza de la religión cristiana, tal como procedía de Cristo mismo”. Continuó: “Nunca abandones la práctica sana de decir tus propias oraciones privadas, noche y mañana. Yo nunca lo he abandonado, y conozco el consuelo de eso “.

Entonces, una noche oscura en 1844, tuvo una extraña experiencia sobrenatural.

En medio de su sueño, Charles Dickens dice que fue visitado por algún tipo de espíritu. El espíritu tenía la forma de una mujer y estaba envuelto en azul como, en sus propias palabras, “como la Virgen en un cuadro de Rafael”. No reconoció a la persona y la figura no dijo nada, simplemente lo miró con profunda compasión.

Con el corazón cortado, comenzó a implorar al espíritu que le dejara alguna evidencia de su apariencia. Cuando ella no respondió, él hizo una pregunta mucho más audaz: “¿Cuál es la verdadera religión?

La figura se quedó quieta en silencio, por lo que comenzó a ofrecer posibles respuestas. Primero preguntó si la religión de uno realmente importaba mientras uno viviera haciendo el bien. Aún sin respuesta. Luego, a pesar de su desdén por todo lo católico, preguntó: “¿Quizás el católico romano es el mejor? ¿Quizás te hace pensar en Dios con más frecuencia y creer en él con más firmeza?”

Finalmente la mujer respondió: “¡Para ti es lo mejor!”. De repente, ella desapareció y él se despertó con lágrimas corriendo por su rostro.

Entonces, ¿Quién era la mujer?

Al menos públicamente, Dickens especuló que la mujer era su tía Mary Hogarth, quien había muerto siete años antes y con quien había sido cercano. Pero en su propio relato de la visión, la mujer “no se parecía a nadie que yo haya conocido excepto en estatura“. Entonces eso no parece tener mucho sentido.

El hecho de que la mujer no se haya identificado hace que sea más difícil determinar su identidad con certeza. Pero varios detalles de la historia (su ropa azul, su mirada de compasión y la insistencia en que se convirtiera en católico romano) hacen que parezca bastante probable que, si esto fue realmente una visión real y no solo algo de su imaginación, fuera visitado por nadie más que la Santísima Virgen María.

Aquí está el relato tal como lo escribió en una carta a su biógrafo :

Déjame contarte un sueño curioso que tuve el lunes pasado por la noche; y de los fragmentos de realidad que puedo recopilar; lo que ayudó a componerlo… En un lugar indistinto, que era bastante sublime en su indistinción, fui visitado por un Espíritu.

No pude distinguir la cara, ni recuerdo que deseara hacerlo. Llevaba una cortina azul, como la Virgen en un cuadro de Rafael; y no se parecía a nadie que yo había conocido excepto en estaturaEstaba tan llena de compasión y dolor por míque me hirió el corazón; y dije entre sollozos: ‘¡Oh! ¡Dame una muestra de que realmente me has visitado! … ‘

¡Contéstame una… pregunta! Dije, en una agonía de súplica para que no me abandonara. ‘¿Cuál es la verdadera religión?’ Cuando se detuvo un momento sin responder, dije: ¡Dios mío, con tanta agonía de prisa, no sea que se vaya! – ‘¿Piensas, como yo, que la forma de religión no importa tanto si tratamos de hacer el bien?’

—O —dije, observando que todavía dudaba y se sentía conmovida por mí con la mayor compasión—, ¿quizás el católico romano es el mejor? ¿Quizás le hace pensar en Dios con más frecuencia y creer en él con más firmeza? ‘Por ti’, dijo el Espíritu, lleno de tal ternura celestial por mí, que sentí como si mi corazón se partiera; ‘¡para ti es lo mejor!

Luego me desperté, con las lágrimas corriendo por mi rostro, y yo mismo en exactamente la condición del sueño. Era solo el amanecer.

¿Qué opinas de la experiencia de Charles Dickens? ¡Cuéntanos!

Síguenos también en:

Telegram
WhatsApp
Gab
Instagram
Twitter

[Ver: ¿Puede un católico practicar yoga? La advertencia de una víctima de ataques demoníacos]

[Ver: Las cuatro revelaciones de Cristo sobre su Sagrado Corazón]

Compartir:

Comentarios

comentarios

¿The gusta ChurchPOP?

Recibe nuestro contenido inspirador en tu bandeja de entrada cada mañana, ¡GRATIS!

Como parte de este servicio gratuito, podría recibir ocasionalmente ofertas de EWTN News y EWTN. Nunca alquilaremos o venderemos su información y usted se puede desuscribir en cualquier momento.