¿En que postura debo rezar? Una posición para cada disposición del alma

por -
Postura para rezar
Créditos: Yandry Fernández Perdomo vía Cathopic.

La oración, junto con los sacramentos, la penitencia y las obras de caridad, son los medios para nuestra santificación. Así pues, rezar es el fermento de una auténtica vida cristiana. Pero, ¿Cuál es la postura para rezar indicada? Aquí te ayudamos siguiendo a La Biblia.

Lo primero que debemos saber es que antes que una postura para rezar, la oración necesita una disposición. El corazón debe estar dispuesto a abrirse a Dios, a buscarlo, a entregarse a él y abrazarlo. El fin de la oración es el Señor y no nosotros mismos.

Sin embargo, además de esta actitud indispensable, cada posición nos ayuda expresar un estado de ánimo o una necesidad del espíritu. Aquí te compartimos algunas posturas para rezar que te ayudarán en tu momento de oración.

¿En que postura debo rezar? Una posición para cada disposición del alma

De pie

Permanecer de pie, es una manera de honrar la presencia de otro y permanecer atento a él. Estar parado nos ayuda a contemplar la magnificencia, la majestad de Dios.

  • “El Señor le dijo: ‘Sal y quédate de pie en la montaña, delante del Señor'”. (Re 19, 11)
  • “Por eso les digo: Cuando pidan algo en la oración, crean que ya lo tienen y lo conseguirán. Y cuando ustedes se pongan de pie para orar, si tienen algo en contra de alguien, perdónenlo, y el Padre que está en el cielo les perdonará también sus faltas». (Mc 11, 24-25)

Brazos extendidos

Levantar nuestros brazos o manos es una manera de dirigir nuestra atención hacia el cielo. Es una postura para rezar que abre nuestro corazón a Dios y muestra una señal de deseo y añoranza de Cristo.

  • “Que mi oración suba hasta ti como el incienso, y mis manos en alto, como la ofrenda de la tarde.” (Sal 141, 2)
  • “Por lo tanto, quiero que los hombres oren constantemente, levantando las manos al cielo con recta intención, sin arrebatos ni discusiones”. (1 Tim 2, 8)

Con la mirada levantada

Mirar al cielo con los ojos abiertos lleva nuestra atención de las realidades terrenales a las celestiales. No estamos solos, Dios nos está mirando a cada instante. Esta vida solo es un paso, piensa en la eternidad.

  • Levanto mis ojos hacia ti, que habitas en el cielo. Como los ojos de los servidores están fijos en las manos de su señor, y los ojos de la servidora en las manos de su dueña: así miran nuestros ojos al Señor, nuestro Dios.” (Sal 123, 1-2)
  • “Entonces él tomó los cinco panes y los dos pescados, y levantando los ojos al cielo, pronunció la bendición, partió los panes y los fue entregando a sus discípulos para que los distribuyeran”. (Mc 6, 41)

De rodillas

Arrodillarse es una forma de expresar humildad y reverencia. Muestra total abandono de uno mismo y la confianza absoluta en Dios.

  • “Cuando Salomón terminó de dirigir al Señor toda esta oración y esta súplica, se levantó de delante del altar del Señor, donde estaba arrodillado con las manos extendidas hacia el cielo” (Rey 8, 54)
  • “Entonces se le acercó un leproso para pedirle ayuda y, cayendo de rodillas, le dijo: ‘Si quieres, puedes purificarme.'” (Mc 1, 40)

Postrados o boca abajo

Tumbarse boca abajo o postrarse ante la tierra es una postura para rezar que nos recuerda que fuimos creados del polvo y al polvo regresaremos. Es también, la posición más extrema de sumisión y adoración obediente de Nuestro Señor y su voluntad para nuestra vida.

  • “Esdras bendijo al Señor, el Dios grande y todo el pueblo, levantando las manos, respondió: «¡Amén! ¡Amén!». Luego se inclinaron y se postraron delante del Señor con el rostro en tierra” (Ne 8,6)
  • “Al verse descubierta, la mujer se acercó temblando, y echándose a sus pies, contó delante de todos por qué lo había tocado y cómo fue curada instantáneamente” (Lc 8, 47).

Acostados

Esta puede parecer una postura para rezar descuidada o irreverente, sin embargo, muchas veces da un momento de intimidad, recogimiento y meditación con Dios, en ese momento del día en que nos vamos a descansar.

  • “Sepan que el Señor hizo maravillas por su amigo: él me escucha siempre que lo invoco. Tiemblen, y no pequen más; reflexionen en sus lechos y guarden silencio”. (Sal 4, 4-5)

¿Qué postura para rezar te gusta más? ¿Cuál agregarías?

Síguenos también en:

Telegram
WhatsApp
Gab
Instagram

[Ver: María coronada de gloria: la visión celestial de una mística de la coronación de la Virgen]

[Ver: De pie, sentados, de rodillas: ¡El significado de todas las posturas en Misa!]

Compartir:

Comentarios

comentarios

¿The gusta ChurchPOP?

Recibe nuestro contenido inspirador en tu bandeja de entrada cada mañana, ¡GRATIS!

Como parte de este servicio gratuito, podría recibir ocasionalmente ofertas de EWTN News y EWTN. Nunca alquilaremos o venderemos su información y usted se puede desuscribir en cualquier momento.