Una poderosa oración a San Miguel Arcángel para liberar a tu país del poder del demonio

por -
Miguel Arcángel
Créditos: Il Ragazzo / Pixabay.

A San Miguel Arcángel, lo vemos en tantas imágenes con una espada en alto en la mano derecha, una balanza en su mano izquierda y pisando la cabeza del demonio. Él es el Príncipe de los Ejércitos Celestiales y siempre está dispuesto a interceder por nosotros y ayudarnos el la lucha contra el demonio y las diferentes formas en que amenaza nuestra existencia y salvación.

San Miguel Arcángel fue quien, cuando Satanás y sus secuaces se rebelaron contra Dios, exclamó: “¿¡Quién como Dios!?”. Desde aquel día es el principal baluarte contra el mal y los enemigos de la Iglesia.

El poder del demonio se manifiesta de maneras veladas y muchas veces inofensivas, pero siempre intenta sembrar la discordia, el odio y alejar a las personas del mensaje de Cristo y la Santa Iglesia.

Si tu país está atravesando un difícil momento de agitación social o de amenaza política, pide la intercesión de este Santo Arcángel para que expulse al demonio de tu nación como lo expulsó aquella otra vez de los cielos.

La poderosa oración a San Miguel Arcángel para liberar a tu país del poder del demonio

Glorioso San Miguel, Príncipe de las huestes celestiales, que está siempre dispuesto a ayudar al pueblo de Dios; quien luchó con el dragón, la serpiente antigua, y lo arrojó del cielo, y ahora defiende valientemente a la Iglesia de Dios para que las puertas del infierno nunca prevalezcan contra ella, te ruego encarecidamente que nos ayudes también, en el doloroso y peligroso conflicto que sostenemos contra el mismo formidable enemigo.

¡Quédate con nosotros, poderoso príncipe! Para que podamos luchar valientemente y vencer a ese espíritu orgulloso, a quien tú, por el Poder Divino, derrocaste gloriosamente, y que nuestro poderoso Rey, Jesucristo, ha vencido por completo en nuestra naturaleza; así, habiendo triunfado sobre el enemigo de nuestra salvación, podamos con ustedes y los santos ángeles, alabar la clemencia de Dios quien, habiendo rehusado misericordia a los ángeles rebeldes después de su caída, ha concedido arrepentimiento y perdón al hombre caído. Amén.

¡San Miguel Arcángel, defiéndenos en batalla!

Síguenos también en:

Telegram
WhatsApp
Gab
Instagram
Twitter

O recibe nuestro contenido por correo electrónico[email protected]

[Ver: ¿Qué pasa con nuestro ángel de la guarda cuando morimos?]

[Ver: Así habría sido la batalla entre San Miguel Arcángel y Lucifer antes de ser expulsado del cielo]

Compartir:

Comentarios

comentarios

¿The gusta ChurchPOP?

Recibe nuestro contenido inspirador en tu bandeja de entrada cada mañana, ¡GRATIS!

Como parte de este servicio gratuito, podría recibir ocasionalmente ofertas de EWTN News y EWTN. Nunca alquilaremos o venderemos su información y usted se puede desuscribir en cualquier momento.