¿Nos estamos convirtiendo en católicos “espiritualmente anémicos”? El crudo diagnóstico de un sacerdote

Créditos: Luis Ángel Espinosa vía Cathopic.

“Cada uno de los problemas que tiene la Iglesia fluye de un tema central: Falta nuestra salud espiritual”, dice el sacerdote Bill Peckman. Y nos invita a preguntarnos, ¿Somos católicos espiritualmente anémicos?

¿Nos estamos convirtiendo es católicos “espiritualmente anémicos”? El crudo diagnóstico de un sacerdote

“En la mayoría de los lugares del mundo occidental, la asistencia a misa está muy por debajo del 40 por ciento. En otras palabras: el 60 por ciento o más voluntariamente se muere de hambre espiritualmente.

Un número aún mayor permite que esto se agrave ya que el uso del Sacramento de la Reconciliación es ampliamente ignorado y abandonado.

La abrumadora mayoría de católicos en los Estados Unidos y en Occidente han abandonado la vida sacramental de la Iglesia.

Esa enfermedad lo infecta todo: nuestras finanzas, vocaciones, alcance, calidad del clero e instituciones. Vacía nuestros conventos, monasterios, seminarios y cierra nuestras parroquias.

Puede convertirse en una discusión sobre el huevo y la gallina.

Por ejemplo:

¿Un sentido descendente de trascendencia causó la caída en la asistencia a la Misa o una disminución en la asistencia a la Misa creó una prisa para hacer que la Misa sea “más relevante” para retener a los que se quedaron?

No lo sé. Quizás sea una mezcla.

Si parece que estoy poniendo mucho a los pies de los laicos, tal vez lo esté hasta cierto punto.

El clero no es una especie separada de los laicos. No tenemos una tribu levítica, y el sacerdocio no es algo que se transmite de padres a hijos.

Todos los sacerdotes pasaron los primeros 25+ años entre las filas de los laicos. Fue mientras estaban en las filas de los laicos, especialmente en sus familias, que aprendieron (o deberían haber aprendido) la importancia de la oración y el servicio desinteresado.

Es la familia que debería haber aprendido la necesidad de la fidelidad y la castidad.

A medida que la Iglesia doméstica (la familia) comenzó a deshacerse, afectó todo lo que tocaba. De ahí vino la siguiente generación de clérigos. Se convirtió en un círculo vicioso a la baja.

A medida que la Iglesia doméstica se convirtió en un lugar donde nos sentíamos cómodos con el pecado, surgió un clero que también se sentía cómodo con el pecado.

Esto, a su vez, enseñó a las generaciones venideras a sentirse más cómodas con el pecado, lo
que creó iglesias domésticas, que se volvieron aún más cómodas con el pecado, y así sucesivamente.

Cuanto más cómodos nos sentimos con el pecado, más incómodos nos sentimos con la gracia.

Cuanto más cómodos nos sentíamos con el pecado, más incómodos nos volvíamos con la Confesión y la Misa.

Quizás es por eso que cada generación sucesiva se aleja cada vez más hasta que muchas misas en muchas parroquias son mares grises.

Quizás por eso vemos menos casamientos en la Iglesia, menos bautismos, menos en educación, menos en los seminarios.

Al morirnos de hambre espiritualmente, nos hemos vuelto espiritualmente anémicos.

Por eso creo que un enfoque de la restauración de la Iglesia doméstica es absolutamente necesario para la restauración de la Iglesia en su conjunto.

Por lo tanto, es por eso que insisto en que aquellas familias que tienen hijos en cualquier programa educativo vayan a Misa y hagan un mejor uso de la Confesión .

Si podemos lograr que las familias dejen de morir de hambre sacramentalmente, si podemos lograr que nuestras familias deseen la gracia sobre el pecado, y si podemos lograr que nuestras familias acepten plenamente la gracia que Dios quiere darles, eso cambiará todo.

Esas familias se convierten en la forma en que Cristo restaura Su Iglesia.

Esas familias producen el futuro clero que enseñará lo que se les ha enseñado, que habiendo crecido en una incubadora de oración, servicio y fidelidad, enseñará la necesidad de esto al próximo grupo de florecientes iglesias domésticas.

Por mi parte, como pastor de almas, debo enfatizar esto en la Misa, dejarlo claro en nuestros aparatos educativos y hacer un llamado de atención a nuestras familias que caen bajo mi cuidado pastoral para fortalecer sus familias como lugares de gracia alimentados por la vida sacramental de la Iglesia.

Para hacer esto, tengo que hacer que la gente se sienta incómoda con el pecado y buscar consuelo en la misericordia y el perdón de Cristo. Eso no significa intimidar. Significa mostrar el camino superior trazado por Cristo, que a seguir requerirá abandonar el pecado.

Realmente creo que abrazar plenamente la vida sacramental de la Iglesia trae una primavera de crecimiento para reemplazar el largo invierno de nuestro descontento.

Empieza en la familia. Comienza en los laicos. Comienza en la Iglesia doméstica.

Publicado originalmente por el sacerdote Bill Peckman en Facebook.

Síguenos también en:

Telegram
WhatsApp
Gab
Instagram
Twitter

O recibe nuestro contenido por correo electrónico[email protected]

[Ver: ¿El cuerpo físico es más importante que el alma? La reflexión de un sacerdote sobre la pandemia de Covid-19]

[Ver: Así San José sufrió anticipadamente la Pasión de Jesús según una mística católica]

Compartir:

Comentarios

comentarios

¿The gusta ChurchPOP?

Recibe nuestro contenido inspirador en tu bandeja de entrada cada mañana, ¡GRATIS!

Como parte de este servicio gratuito, podría recibir ocasionalmente ofertas de EWTN News y EWTN. Nunca alquilaremos o venderemos su información y usted se puede desuscribir en cualquier momento.