¡No dejes que los demonios ataquen tus cosas! Exorcista recomienda esta consagración a la Virgen

por -
Opresión diabólica
Créditos: Dominio público.

El diablo es el que ama robar nuestra alegría. Se nos dice que estemos atentos a sus ataques, trampas y tentaciones. Uno de los ataques particulares que lanza contra nosotros es algo llamado “opresión diabólica”.

“La opresión diabólica implica aquellas cosas que afectan la vida de una persona desde el exterior“. ( Charles D. Fraune )

El exorcista de renombre padre Chad Ripperger afirma que “la opresión diabólica puede aparecer como dificultades económicas inexplicables, como la imposibilidad de obtener un empleo a pesar de estar altamente calificado y postularse para múltiples trabajos, o ser despedido de repente.

La opresión puede manifestarse y hacer que las posesiones de una persona se rompan de forma crónica, a pesar de los esfuerzos razonables para mantenerlas en buen estado“. (Fraune)

Otros efectos que han notado los exorcistas son la discordia marital, la enfermedad sin explicación natural, la ruptura de amistades, etc., con el propósito de dejar a la persona aislada. 

Se ha observado que aunque la opresión diabólica es de hecho un ataque que el diablo lanza contra nosotros, generalmente es indicativo de cosas buenas: “las experiencias en la categoría de opresión son típicamente un signo positivo. Indica que Dios está protegiendo a la persona de otras formas de ataques demoníacos.

Como resultado de esa protección, los demonios, ya que no pueden llegar a la persona de la manera que quieren, los persiguen en estas formas“. (Fraune)

En otras palabras, como el diablo no puede llegar a ti desde adentro, en el santuario del alma, busca atacarte desde afuera , con la esperanza de debilitarte y hacerte más susceptible a sus ataques internos.

Ciertamente merodea como un león, como lo señalan las Escrituras, pero es un león cobarde al que le encanta atacarnos cuando estamos debilitados. 

Queridos amigos, ¿algo de esto suena inquietantemente similar a las cosas que están sucediendo en su vida?

Ya sea que detecte cosas extrañas e inexplicables que suceden en su trabajo, finanzas y relaciones o no, hay alguien a quien podemos acudir para proteger y contrarrestar estos ataques.

Una vez nos animaron a que si había algo extraño en nuestro vecindario llamar a los cazafantasmas.

Amigos míos, no hablo de llamar a los cazafantasmas, hablo de llamar a la Mujer que se llama la “Torre de David”,  que se llama “Virgen más Poderosa”, hablo de la Santísima Virgen María, nuestra madre. 

En el curso de su ministerio como exorcista, el padre Ripperger explicó que en un caso él “estaba buscando expulsar a un demonio de la propiedad de una persona, que se había infestado, pudo lograr que el demonio revelara que solo tiene permiso para meterse con la propiedad, pero no tiene derechos encima de eso.

El demonio reveló que la persona tiene que declarar claramente su autoridad sobre la propiedad para ayudar a romper el control del demonio. Además, el demonio le dijo al Padre que consagrar la propiedad a Nuestra Señora bloquea completamente a los demonios para que no actúen en ella.

Como resultado, se escribió una oración, basada en la famosa oración de San Luis de Montfort por aquellos que se consagran totalmente a la Santísima Virgen María.

El padre dice que ha visto muchos buenos frutos en las personas que utilizan esta oración“. (Fraune) 

La oración que compuesta por el padre Ripperger se titula “Consagración de los bienes exteriores a la Santísima Virgen María”. 

Es una hermosa oración en la que uno entrega y confía la protección de sus bienes exteriores, incluida la salud, las finanzas, las relaciones, las posesiones, la propiedad y la carrera al cuidado y disposición de Nuestra Santísima Madre.

También se pide a la Virgen que proteja los bienes exteriores del maligno para que “no pueda tocarlos”.

Incluso si no percibes signos de opresión diabólica en tu vida, te pido humildemente y te animo encarecidamente a que reces la oración que el padre Ripperger ha compuesto. Nuestra Santísima Madre puede ver cosas que nosotros no podemos.

Nuestro enemigo es sutil como una serpiente y quiere protegernos de él pisándole la cabeza en nuestras vidas. 

Queridos hermanos y hermanas en Cristo, qué gozo y consuelo es poner nuestras vidas, todos los aspectos de ellas, bajo el cuidado de Nuestra Hermosa y Perfecta Madre Espiritual, que nos ama, como dice San Alfonso de Ligorio, ¡más que a todos los ángeles y los santos combinados!

Los animo a que se tomen un tiempo para orar a través de la Consagración de Sus Bienes Exteriores a Nuestra Señora (texto completo a continuación). Yo mismo he visto suceder cosas asombrosas en la vida de quienes se entregan a la Madre de Dios a través de esta oración.

¡Que Nuestra Señora y su más casto esposo, San José, los protejan a ustedes, a sus familias y todos sus bienes exteriores del malvado demonio!

Si quieres saber más sobre cómo defenderte de los ataques del maligno, también te recomiendo encarecidamente que consigas una copia del libro “Matando dragones: lo que ven los exorcistas y lo que debemos saber” de Charles D. Fraune.

Es un recurso excelente para aprender a olfatear y defenderse de las trampas de nuestro enemigo común, pero aún más importante que eso, le enseña cómo acercarse más a Nuestro Padre, que nos aprecia como Sus amados hijos e hijas. 

¡Que la Virgen te cuide siempre a ti y a los tuyos! 

Consagración de bienes exteriores a la Santísima Virgen María

Yo, (Nombre), un pecador infiel, renuevo y ratifico hoy en tus manos los votos de mi Bautismo; Renuncio para siempre a satanás, sus pompas y obras; y me entrego enteramente a Jesucristo, la Sabiduría Encarnada, para llevar mi cruz en pos de Él todos los días de mi vida, y ser más fiel a Él de lo que jamás lo he sido.

En presencia de toda la corte celestial, te escojo, oh María, este día para mi Madre y Señora.

Sabiendo que he recibido derechos sobre todos mis bienes exteriores, pasados, presentes y futuros; Entrego en tus manos, mi Madre Celestial, todos los derechos sobre mis bienes exteriores, incluyendo mi salud, finanzas, relaciones, posesiones, propiedades, mi trabajo y mi éxito terrenal, y no me reservo ningún derecho de disponer de los bienes que me llegan pero te dejo todo el derecho de disponer de todo lo que me pertenece, sin excepción, según tu beneplácito, para mayor gloria de Dios en el tiempo y en la eternidad.

Como ahora entrego interiormente lo que me pertenece exteriormente en tus manos, te encomiendo la protección de esos bienes exteriores contra el maligno, para que, sabiendo que ahora te pertenecen, no pueda tocarlos.

Recibe, oh Virgen buena y piadosa, esta ofrenda de lo poco que es, en honor y en unión con esa sujeción que la Sabiduría eterna se dignó tener a tu maternidad; en homenaje al poder que ambos tenéis sobre este pobre pecador, y en acción de gracias por los privilegios con que os ha favorecido la Santísima Trinidad.

Confiando en el cuidado providencial de Dios Padre y en tu cuidado maternal, tengo plena confianza en que mientras me cuidas de las necesidades de esta vida y no me dejarás desamparado.

Dios Padre, aumenta mi confianza en la Madre de Tu Hijo; Nuestra Señora del Hermoso Amor, dame perfecta confianza en la providencia de Tu Hijo.

Amén.”

Este artículo fue escrito por el padre Gabriel Lickteig para ChurchPOP edición en inglés.

[Ver: Imagen de la Virgen María aparece protegiendo al bebé en una ecografía]

[Ver: 5 razones por las que María debería ser la reina de tu corazón]

Compartir:

Comentarios

comentarios

¿The gusta ChurchPOP?

Recibe nuestro contenido inspirador en tu bandeja de entrada cada mañana, ¡GRATIS!

Como parte de este servicio gratuito, podría recibir ocasionalmente ofertas de EWTN News y EWTN. Nunca alquilaremos o venderemos su información y usted se puede desuscribir en cualquier momento.