Policía invade Misa de Confirmación y cancela la ceremonia

Misa de Confirmación
Créditos: Exe Lobaiza vía Cathopic.

Este sábado 28 de noviembre una Misa de Confirmación fue interrumpida por la policía antes del final en el municipio de Botuverá, en Santa Catarina, Brasil. La celebración, que estuvo presidida por el arzobispo de Florianópolis, Wilson Tadeu Jönck, se llevó a cabo en la parroquia São José.

Las autoridades sanitarias y la policía acudieron a ordenar que todo se cerrara, argumentando que el “evento” no cumplía con las medidas sanitarias contra el Covid-19.

El párroco de la iglesia, Paulo Riffel, informó que la Misa de Confirmación ya había sido pactada con el alcalde de la ciudad, y se sintió “humillado” cuando el Secretario de Salud apareció en el lugar, junto con la policía, para dar por terminada la misa en medio.

“Logramos llevar hasta el final de la Confirmación, confirmando a los participantes, así como en el momento de la comunión nos dijeron que entrarían con la policía. Entonces, el obispo decidió hacer la oración final, para agradecer y dar la bendición” , dijo el sacerdote.

En otras palabras, ni siquiera los padres y padrinos, y mucho menos los bautizados pudieron recibir la comunión. “Fue un ataque a la fe católica, a nuestros católicos en Botuverá, fue un sacrilegio“, dijo el sacerdote.

El padre Paulo también dijo que la celebración no se realizó en la iglesia, sino en el salón de baile, precisamente porque el espacio era más grande y cumpliría mejor con las medidas sanitarias, sin embargo en este caso, la celebración fue entendida como un evento por parte de la Secretaría de Salud.

“No aceptan eso, por favor, tengo un sentimiento de indignación, una falta de respeto, me sentí humillado, muy triste. Me fui llorando. Vaya, cómo pudo haber sucedido esto, pero soy firme y fuerte por la causa de Cristo, por la fe en primer lugar”, dijo.

Lo que dijo el Departamento de Salud Municipal sobre la Misa de Confirmación

La secretaria de Salud de Botuverá, Márcia Adriana Cansian, dijo que lamenta lo sucedido, pero que la medida era necesaria porque era desobediencia a las normas de salud.

“El diálogo siempre ha sido la mejor arma. Una lástima que no surtió efecto. Respetamos el momento de la confirmación y esperamos a que finalice. No hubo intervención dentro del salón y la solicitud se hizo directamente al P. Paulo. Lo considero un momento muy triste para todos y que podría haberse evitado”.

En un comunicado, la Secretaría Municipal de Salud manifestó que intentó postergar o cancelar la Misa de Confirmación, pero ante la negación tuvo que intervenir.

“Alrededor de las 7:30 pm, la secretaria de Salud, Márcia Adriana Cansian, el Inspector de Vigilancia Sanitaria Maicon Everton dos Santos y el único PM (…) A su llegada, el P. Paulo Vanderlei Riffel, Pastor de la Matriz, guiando el cierre de la ceremonia, y que en consenso se esperaba la culminación de la Unción del Sacramento, que se estaba finalizando y también la culminación de esta Ceremonia, solicitando que luego no hubiera Comunión”.

“Si no puedes ver la diferencia entre una misa y un baile de carnaval, se vuelve difícil hablar”.

El martes 1 de diciembre, el Arzobispo Metropolitano de Florianópolis, Wilson Tadeu Jönck, emitió un comunicado en respuesta a la Municipalidad de Botuverá, destacando que la Arquidiócesis siempre ha cumplido con las medidas requeridas para la celebración de Misas y sigue trabajando para que los fieles puedan participar sin riesgo de nuevos contagios.

El Arzobispo comienza: “‘La nota dice que todo podría’ evitarse observando las directrices del Estado”. Debo decir que en la Arquidiócesis de Florianópolis hay más de 70 parroquias. Todos ellos están orientados a seguir los estándares lanzados por la autoridad sanitaria en referencia a la atención preventiva en relación al COVID 19.

También en Botuverá, todo se organizó según las normas de la autoridad sanitaria: distancia, lugares demarcados para todos los participantes, suministro de alcohol en gel. Todos los presentes llevaban máscaras. El hecho de que la Misa se haya celebrado en el salón debe entenderse sobre todo como un esfuerzo por cumplir con el espíritu de las normas sanitarias”, dice un extracto.

El arzobispo también expresó su indignación por la falta de respeto a los cristianos: “Provoca revuelo, cuando el argumento que se usa es que porque la Misa se celebró en el salón se convirtió en un evento y estaba prohibido. Ahora, si no ves la diferencia entre una misa y un baile de carnaval, se hace difícil hablar” .

Y continúa: “Hubo una insistencia por encontrar un motivo para implicar. Honestamente, no puedo encontrar la razón de tal implicación. Pero debe haber una razón. Debo decir que, personalmente, la parte que más me dolió fue la orden de interrumpir el servicio. Y hubo reiteradas amenazas de que entrarían y terminarían la celebración. Debo decir que la celebración de la Misa no se interrumpe por la mitad. En más de 40 años de sacerdocio, esto nunca me ha pasado ”.

Para el arzobispo, esta actitud es similar a la practicada por gobiernos autoritarios y en lugares donde no hay libertad religiosa. “ He leído en las noticias que tales eventos ocurren en regiones donde hay persecución contra los cristianos. Se aprovechan cuando la comunidad se reúne para atacar. No esperaba pasar por esta experiencia en Botuverá ”.

¡Que triste! ¡Una gran falta de respeto por la fe católica!

[Ver: Obispo de Fátima alerta sobre la “emergencia eucarística” que atraviesa la Iglesia]

[Ver: 4 deliciosas comidas que le debemos a la Iglesia Católica]

Compartir:

Comentarios

comentarios