¿Estás sufriendo? Así la Virgen ayudó a esta persona y puede ayudarte a ti

Sufrimiento
Créditos: La Pasión de Cristo, Captura de pantalla.

¿El sufrimiento te agobia o atraviesas una profunda angustia? Nuestra Señora de los Dolores puede ayudarte. Un inspirador artículo escrito para National Catholic Register, una escritora nos comparte cinco cosas que puedes hacer para atravesar tu sufrimiento (y cómo la ayudó la Virgen).

“En medio del sufrimiento y la angustia, es difícil imaginar que uno saldrá mejor del otro lado” comienza diciendo la autora. Y continúa:

Aprendí que lidiar con la angustia y el sufrimiento es un esfuerzo de minuto a minuto, día a día, con colinas y valles, avances y reveses. Aquí hay algunas cosas que en medio de un gran dolor, mantuvieron mi cabeza fuera del agua y me ayudaron día tras día a salir al otro lado, de nuevo“.

Cinco cosas que puedes hacer para atravesar un momento de sufrimiento

1. Ora y muévete

En medio de una terrible situación debido a un diagnóstico sobre una malformación de su bebé aún en el vientre, esta mujer recibió un gran consejo de su esposo: “ora y muévete.  Mi esposo me decía esto y, sinceramente, funcionó”.

“Diría una oración:  ‘Puedes hacer todas las cosas …’ y me pongo en movimiento. Hacer un proyecto. Lava la ropa. Limpiar un armario. Reza y muévete.

2. Un día a la vez 

“El futuro tenía demasiado miedo para mí, así que me exigí mantenerme en el presente. Dios solo me está dando gracia para hoy, y Él está conmigo ahora, no en el pasado ni en el futuro. ‘Danos, hoy, nuestro pan de cada día …’ se  convirtió en un ejercicio: El Señor nos dará todo lo que necesitamos para pasar hoy, y yo intentaré hacerlo bien. Un día a la vez”.

3. Practica la rendición

“Digo ‘práctica’ porque es más fácil decirlo que hacerlo, y tuve que practicar diciendo: ‘Jesús, confío en ti'”, comparte la autora. “Y finalmente las palabras se sintieron cada vez más verdaderas, y hubo paz y autenticidad, incluso una alegría que vino de esta pequeña ofrenda de sufrimiento que podía devolver a Dios”.

Le entregó el corazón a “Dios y Él lo santificó”.

4. La pregunta no es “¿Por qué?” sino “¿qué…?”

“Podemos ahogarnos en los porqués y nunca obtener las respuestas que buscamos -comenta- Mirando a nuestro gran Dios, ¿cómo podemos exigir conocer el funcionamiento de su Voluntad o comprender su gran providencia?”

¿Y entonces qué hacer? “Pregúntale ‘¿Qué?’ Señor, ¿qué quieres de mí en este momento? Entonces, lo interior se vuelve hacia fuera y la desesperación se convierte en amor”. 

5. Acude a Nuestra Señora de los Dolores

“Cuando mi esposo y yo discutimos sobre comenzar una devoción diaria a Nuestra Señora de los Dolores, nos preguntamos si estaríamos amontonando dolor sobre dolor, y soltamos una risa a medias y un ‘¡Aquí va nada!”.

Pero fue lo mejor que pudieron haber hecho. Así lo reconoce la autora: “Unas semanas después, ambos nos maravillamos de la paz que sentíamos cada uno, de que Nuestra Señora había levantado la tristeza de nuestros corazones. 

Al unir nuestras penas con las de ella, no las aumentó, sino que nos ayudó a sobrellevarlas, y lo sentimos. Físicamente. ¿Qué no ha sufrido Nuestra Señora? Ella es nuestra madre; quiere ayudarnos a llevar nuestras cargas”.

Esperamos que estos consejos te ayuden a atravesar tu sufrimiento. Cristo está siempre con nosotros.

Este artículo fue originalmente escrito por un autor invitado para National Catholic Register.

[Ver: “No malgastes tu sufrimiento”: 10 frases de santos que te alentaran si te sientes mal]

[Ver: ¿Por qué llamarla Virgen Dolorosa a la Madre de Dios?]

Compartir:

Comentarios

comentarios