Los extraordinarios efectos de la consagración de un país a la Virgen María

Consagración
Créditos: Wikipedia

Ante la pandemia de coronavirus, los obispos de Estados Unidos y Canadá decidieron consagrar ambos países a la Virgen María el 1 de mayo. ¿Qué significa? ¿Cuál es su importancia? Aquí te contamos todo sobre la consagración colectiva a Nuestra Madre.

¿Qué es una consagración a la Virgen María?

La consagración a María es el acto por excelencia del culto de hiperdulía por medio del cual un cristiano dedica a María a una o varias personas colocándolas de un modo más intenso bajo el ámbito de la mediación mariana.

¿Por qué nos consagramos a María?

Nos consagramos a María porque reconocemos su papel singular en el plan divino de salvación. No sólo porque Ella intercede por nosotros ante Dios como Abogada, sino también porque Dios distribuye a través suyo los dones divinos de los que María es Medianera.

¿Quién puede hacerla?

La consagración la puede hacer aquella persona que tiene autoridad espiritual sobre la persona o el grupo de personas consagradas o las representa. Todo bautizado puede consagrarse a si mismo, los padres pueden consagrar a sus hijos, los párrocos a sus parroquianos, etc. Los jefes de estado pueden consagrar sus naciones de común acuerdo con la autoridad eclesiástica del país.

¿La consagración se puede hacer directamente a María?

Sí, porque toda oración a María está últimamente referida a Dios. La consagración puede hacerse a María porque en Ella todo hace relación a Dios, es su Madre y como Inmaculada es pura trasparencia de Dios. Si María no fuera Madre de Dios, nadie se consagraría a Ella.

¿Qué modos de consagrarse existen?

Los tipos fundamentales de consagraciones marianas son dos: la consagración personal que puede hacer uno mismo y la consagración de un colectivo, que la hace normalmente un sacerdote.

¿Qué es una consagración colectiva?

Es una acto de culto de hiperdulía por medio del cual reconociendo el papel singular que la Virgen tiene en el plan divino de salvación y en el desarrollo de la historia humana, una persona autorizada ofrece ese colectivo a María invocando sobre él una protección especial.

¿Qué pasa con las personas del país consagrado?

Los habitantes de un país quedan ofrecidos a María por una autoridad sagrada de manera que se establece entre ellos y la Virgen María un vínculo nuevo. A partir de ese momento la Virgen se preocupará de ellos más que hasta ahora y recibirán más gracia de Dios, por lo que la consagración a la Virgen les ayudará a mejorar su relación con Dios.

Sin embargo, su libertad no queda anulada, de modo que pueden rechazar la ayuda de la Madre de Dios si no la desean.

¿En qué situaciones se promueve?

Cuando un país -o el mundo- atraviesa situaciones difíciles o amenazantes, o cuando la Iglesia de aquella nación se encuentra en problemas, es una ocasión importante para realizar una consagración a la Virgen.  Ella como Madre del género humano conoce el corazón humano y tiene “omnipotencia suplicante”. Esto significa que ella obtiene siempre del Señor aquello que piden.

Algunas de las consagraciones más célebres fueron la consagración del mundo al Inmaculado Corazón de María realizada por el Papa Pío XII en 1942 en plena Guerra Mundial; o la consagración de Rusia que este Sumo Pontífice efectuó en 1952. Pero hay muchas otras según circunstancias nacionales.

¿Hay que repetir las consagraciones?

Sí, por su propia esencia la consagración tiende a ser permanente pero no produce automáticamente esa permanencia, que se logra mediante la repetición de las consagraciones. Pío XII en la encíclica Ad caeli reginam invitaba a repetir la consagración al Corazón Inmaculado de María cada año en la fiesta de María Reina.

¿Es lo mismo la consagración que la entrega?

No, son cosas distintas. La entrega es un acto puramente ascendente, que va de nosotros a Dios. La consagración es un acto en el que siempre está implicada una fuerza que viene de lo alto.

Si quieres ampliar esta información te recomendamos el artículo original de Zenit.org en el que nos hemos inspirado.

¡Santa María, ruega por nosotros!

[Ver: ¡Un canto gregoriano contra el covid-19! Artistas cantan una plegaria a la Virgen]

[Ver: ¿Creías que no podía haber una procesión en cuarentena? ¡Mira la creatividad de estos fieles!]

Compartir:

Comentarios

comentarios