La historia detrás del crucifijo milagroso ante el cual rezó el Papa Francisco

Crucifijo
Créditos: Vatican Media

En las últimas semanas, un crucifijo milagroso se volvió famoso para Italia y el mundo entero.  El 15 de marzo de 2020 el Papa caminó por una Roma desierta solo para rezar ante esta imagen de Cristo crucificado. En el día de ayer, ese misma imagen fue llevada a la Plaza San Pedro para la bendición Urbi et Orbi transmitida hoy a todo el mundo.

¡Es que este crucifijo salvó a Roma de una terrible peste!

El crucifijo milagroso se encuentra en la iglesia romana de San Marcello al Corso.  La tradición dice que este crucifijo de madera sobrevivió a un incendio y, sobre todo, salvó a Roma de la plaga de los 500, un epidemia del siglo XVI.

Construida en los siglos IV y V, la Iglesia de San Marcello al Corso es una iglesia barroca que domina una de las calles más importantes de la Ciudad Eterna, precisamente la Via del Corso.

La historia del crucifijo

El 23 de mayo de 1519, un incendio destruyó por completo la Iglesia de San Marcello al Corso. Los fieles romanos se apresuraron a encontrar un panorama sombrío. Y luego, la sorpresa: el Crucifijo no había sido tocado por el fuego.

Esta imagen afectó mucho a los fieles lo suficiente como para obligar a algunos de ellos a reunirse todos los viernes por la noche para recitar oraciones y encender lámparas. Con el tiempo, estas reuniones se organizaron más y condujeron a la creación de un grupo, que se llamó “Compañía del Santísimo Crucifijo “.

El segundo milagro

El 8 de octubre de 1519, el  papa León X ordenó la reconstrucción de la Iglesia.

Tres años después del devastador incendio, lo que los historiadores llaman la “Gran Peste” golpeó a Roma.

La incomodidad general de la población romana empujó a los fieles a llevar el crucifijo milagroso por las calles de la ciudad en procesión. A pesar de la prohibición de las autoridades, la procesión hizo lo mismo y duró 16 días: del 4 al 20 de agosto de 1522.

Y milagrosamente, cuando el Crucifijo cruzó los barrios romanos, la peste retrocedió. No solo eso, al final del último día de la procesión, la “Gran Peste” fue completamente erradicada.

Aquí está la oración Crucifijo milagroso:

Oh Jesús, que por tu ardiente amor por nosotros querías ser crucificado y derramar tu Sangre para redimir y salvar nuestras almas, mírame aquí postrado a tus pies, confiado en tu misericordia.

Por tus dolores y los méritos de tu Santa Cruz y muerte, concédeme la gracia que te pido ardientemente …  (expresa la gracia que pretendes obtener) .

Y tú, mi Madre, María de los Dolores, escucha mi súplica, intercede por mí con tu divino Hijo y reza para que me conceda los favores y gracias que le pido.

Amén

Padre Nuestro; Ave María y Gloria. Invocación a «Misericordia del Santísimo Crucifijo».

¡Cristo siempre está con nosotros! 

[Ver: 6 consejos para proteger tu hogar y “volver locos” a los demonios]

[Ver: ¿Por qué san Miguel Arcángel es el príncipe de los ejércitos celestiales?]

Compartir:

Comentarios

comentarios