La razón por la que existen escándalos en la Iglesia según ese sacerdote

Dave Taylor, Flickr , CC BY 2.0

El sacerdote Bill Peckman, párroco de San Pedro y San Pablo en Boonville y San José en Feyette, en Missouri, Estados Unidos, escribió en su cuenta de Facebook la razón, que él considera, por la que existen los escándalos en la Iglesia. 

Esta es su opinión:

¿Por qué hay escándalo en la Iglesia?

Una respuesta: quitamos nuestros ojos de Cristo. Como Pedro caminando sobre el agua, cuando quitamos los ojos de Cristo, nos hundimos.

Quitamos nuestros ojos de Cristo cuando pensamos en una buena idea para diluir el Evangelio con sabiduría mundana.

Quitamos nuestros ojos de Cristo cuando le dimos cabida en nuestras vidas al pecado. Ya sea que los pecados de lujuria, o ira, o orgullo, o avaricia, o gula, o envidia, o pereza (espiritual y de otro tipo) – cuando les dimos un cuarto a estos, quitamos nuestros ojos de Cristo.

Quitamos nuestros ojos de Cristo cuando pensamos que era una buena idea responder a tal pecado con más pecado. Quitamos nuestros ojos de Cristo cuando respondimos a los pecados de los demás con burla, venganza y apatía.

Quitamos nuestros ojos de Cristo cuando permitimos que la fe se redujera a un pasatiempo piadoso. Quitamos nuestros ojos de Cristo cuando encontramos otras cosas más dignas de nuestro tiempo y energía.

Quitamos nuestros ojos de Cristo cuando la oración en el hogar se desvaneció, cuando la vida devocional en los hogares y las parroquias se desvaneció.

Quitamos nuestros ojos de Cristo cuando la Misa se convirtió principalmente en un encuentro con un sacerdote o con la comunidad y no en un encuentro principalmente con Dios.

Quitamos nuestros ojos de Cristo cuando redujimos la validez de una enseñanza católica a cómo nos sentimos al respecto. Quitamos nuestros ojos de Cristo cuando estábamos demasiado ocupados mirando a nuestro propio reflejo para la validez de la verdad.

Cuando quitamos los ojos de Cristo, nos hundimos. Somos incapaces de caminar sobre el agua sacudida por los vientos dominantes.

Quitamos nuestros ojos de Cristo porque mantener nuestros ojos fijos en Cristo requiere una muerte constante para uno mismo, una profundización constante de ser pobre en espíritu para reconocer nuestra necesidad de que Cristo navegue por el mar.

Podemos tener todos los protocolos que queramos. Podemos tener todas las reglas, leyes, regulaciones y lo que queramos. Si nuestros ojos no están fijos en Cristo, serán poco más que medidas provisionales, poco más que curitas sobre una herida abierta.

Si realmente queremos una reforma y renovación, debe comenzar con re-fijar nuestros propios ojos en Cristo. Esto significa que nuestras reacciones y respuestas deben fluir de esa mirada fija en Cristo.

Esto nos ayudará a no responder al pecado con más pecado, sino a llevar la curación de Cristo a una herida que surgió cuando quitamos nuestros ojos de Cristo”.

Compartir:

Comentarios

comentarios