5 razones por las que los laicos deberían saber rezar la Liturgia de las Horas

John Stephen Dwyer, Wikimedia Commons / Saint Joseph, Flickr

Las rutinas son difíciles de comenzar y generalmente son más difíciles de mantener. Si te encuentras luchando en tu vida de oración, o buscando hacer algo más de los que haces ahora, ¡la Liturgia de las Horas podría ser la respuesta!

¿Qué es la Liturgia de las Horas? 

Es una de las formas más antiguas de oración en la Iglesia. Fue cultivado por los sacerdotes del desierto, y más tarde desarrollado por San Benito en el siglo quinto.

Desde la primera institución de esta práctica, la Liturgia de las Horas ha servido como medio para encontrar a Cristo durante todo el día. 

Siguiendo las palabras de San Pablo de “orar sin cesar” (1 Tes. 5:17), la Iglesia ha asignado que la Liturgia de las Horas se divida en cinco segmentos, u horas de oración. 

Estas horas incluyen el Oficio de Lectura, la Oración de la Mañana (Laudes), Hora Tercia, Hora Sexta, Hora Nona, la Oración de la Tarde (Vísperas) y la Oración de la Noche (Completas). Sin embargo, para los laicos, es suficiente y honorable rezar el Laudes y Completas.

Hoy lo puedes encontrar tanto en físico en las librerías y ventas por Internet, en versión completa o resumida, como también en aplicaciones para celulares. 

Aquí hay cinco razones por las cuales cada laico debería considerar adoptar esta práctica:

1. ¡La Iglesia lo alienta!

En el documento del Concilio Vaticano II, Sacrosanctum Concilium, la Iglesia declaró que “se anima a los laicos … a recitar el oficio divino, ya sea con sacerdotes, entre ellos o incluso de forma individual” (IV.100). El Catecismo dice, “la Liturgia de las Horas” es verdaderamente la voz de la Novia misma dirigida a su Novio. Es la misma oración que Cristo mismo junto con su cuerpo se dirige al Padre ”(1174).

2. Proporciona una base para tu vida de oración

Uno de los obstáculos comunes para cultivar una vida de oración es la ausencia de una rutina. La Liturgia de las Horas es perfecta, porque te proporciona un horario de oración para el día. El Laudes y Completas ofrecen un medio constante para santificar tu día, alabando a Dios por la mañana y agradeciéndole por la noche.

3. Sumerge tu oración en las Escrituras

San Jerónimo dijo una vez: “La ignorancia de las Escrituras es la ignorancia de Cristo”. En las Escrituras nos encontramos con Jesucristo, quien es el Verbo hecho carne. Toda la vida cristiana está orientada hacia un encuentro con Jesús y la unión con Él. La Liturgia de las Horas muestra constantemente parte de las Escrituras y las reflexiona. 

4. Sigue el año litúrgico

Hay muchas celebraciones durante todo el año litúrgico y la Liturgia de las Horas te guía en todas ellas. Cada una de las estaciones de la Iglesia se enfoca intencionalmente en momentos específicos en la vida de Cristo y en la historia de la salvación. Esta nos proporciona un medio de contemplar en oración estos eventos particulares.

5. Es genial para viajar

Cada vez que viajamos, nuestros horarios de oración se desordenan. La Liturgia de las Horas ayuda a mantener unida la vida, en todo momento, con la oración. Su formato permite al ser humano permanecer en oración en cualquier ambiente. 

¿Eres un laico que reza la Liturgia de las Horas? ¡Háganos saber cómo te va con eso!

Compartir:

Comentarios

comentarios