¿Podría un católico bien intencionado hacerse un tatuaje de un sacramental?

Fuente: Antonio España / Wikipedia / (CC BY-SA 2.0)

Parte de nuestra actualidad es el ver adolescentes y adultos tatuarse símbolos que representan cosas muy preciadas por ellos.

Ante ello, la corresponsal del Catholic News Agency (CNA) hizo esta pregunta a teólogos y sacerdotes: ¿Podría un católico bien intencionado hacerse un tatuaje de un sacramental?

Muchos respondieron que no, y sus razones fueron muy buenas. Sin embargo, algunos, a sorpresa de muchos, respondieron lo contrario ¡Interesante!: 

Dr. Mikail Whitfield, profesor de teología de Atchinson, Kansas

“’Parece que la respuesta es bastante simple, no’, dijo a CNA el Dr. Mikail Whitfield, profesor de teología en el Benedictine College de Atchinson, Kansas.

Las razones para esto tienen que ver con la forma en que la Iglesia Católica define los sacramentales y la naturaleza de los tatuajes, agregó.

Según el Catecismo de la Iglesia Católica, los sacramentales son ‘signos sagrados que se asemejan a los sacramentos. Significan efectos, particularmente de naturaleza espiritual, que se obtienen a través de la intercesión de la Iglesia. Por ellos, los hombres están dispuestos a recibir el efecto principal de los sacramentos, y varias ocasiones en la vida se vuelven santas’”.

Padre Luis Granados, DCJM

“‘No creo que podamos hablar de los tatuajes como algo bueno’, dijo el p. Luis Granados, DCJM, quien se desempeña como Presidente de la Teología Moral del Cardenal J. Francis Stafford en el seminario teológico St. John Vianney en Denver.

‘No son -intrínsecamente malvados-, pero son formas incorrectas de tratar nuestro cuerpo’, dijo, incluso si un tatuaje es religioso en su imagen o mensaje.

‘El problema de un tatuaje es … estamos malentendiendo el significado del cuerpo’, dijo. ‘Nuestro cuerpo está llamado a ser aceptado como un regalo de Dios. Podemos sanar lo que está enfermo, pero estamos llamados a aceptar nuestro cuerpo, con sus características’.

Los adornos del cuerpo, como el maquillaje o el esmalte de uñas, son diferentes porque no son cambios permanentes en el cuerpo, dijo Granados”.

Hermano MJ Groark OFM

“‘Como millenial (y pronto como sacerdote), puedo decirte que mis tatuajes generalmente se han encontrado con una generosidad abrumadora. Tengo una gran historia de conversión, y estas son parte de ella’, le dijo a CNA.

‘… la persona humana es creada imago Dei (a imagen de Dios). De hecho, somos templos del Espíritu Santo. Y como los templos de antaño y los templos en los que continuamos adorando, la imaginación católica nos atrae de alguna manera para decorar y magnificar la belleza de nuestros espacios’, dijo.

‘Mientras un tatuaje apunte hacia lo verdadero, lo bueno y lo bello, estoy de acuerdo con eso. Si no es así, entonces habría una cuestión de moralidad‘.

Si quieres leer más opiniones al respecto, haz click aquí

 

Compartir:

Comentarios

comentarios