Por favor, ¡deja de retirarte de Misa justo después de comulgar!

Casi con seguridad lo has visto. Es un problema en prácticamente todas las parroquias católicas: algunos católicos asisten a Misa, reciben la comunión, y luego, inmediatamente, abandonan la Misa antes de que termine ¡Por favor deja de hacer esto!

Según el Catecismo de la Iglesia Católica (CIC), en el número 1324, la Misa es la “fuente y cumbre de la vida cristiana”. Es la representación del único sacrificio santo de Nuestro Señor Jesucristo. La Eucaristía es el mismo Jesucristo, real, verdadera y sustancialmente presente ¡La Misa debería ser lo más importante que hacemos todas las semanas!

La Misa vendría a ser una gran oración larga. Sí, hay partes, pero todas van juntas, e “ir a Misa” significa participar de todas ellas. No estamos llamados a simplemente “obtener la comunión” y salir ¡Agradecer a Jesús después de recibir la comunión, las oraciones finales, y el despido son partes esenciales de la Misa!

¿Qué pasa si tengo una buena razón para irme temprano?

Por supuesto, si tienes una buena razón para irte temprano, puedes hacerlo. Tal vez debes irte para atender alguna emergencia.

Pero, seamos francos, no es por eso que la gran mayoría de los católicos que salen de Misa temprano. Lo hacen porque se ha convertido en un hábito. Reciben la Eucaristía, creen que han terminado, y pueden vencer al tráfico si se van temprano.

La Iglesia nos pide asistir a Misa todos los domingos (o sábados por la noche) y fiestas de guardar. Esto significa, salvo una buena razón, estar a tiempo y quedarse hasta el final.

Me enseñaron que uno debe estar desde la lectura del Evangelio hasta la comunión

El canonista Ed Peters tiene una gran explicación sobre este tema. Básicamente dice que todas estas reglas son costumbres locales o reglas generales, pero no están en la ley canónica. En realidad, estamos obligados a asistir a la Misa, lo que significa toda la Misa, a menos que tengamos una buena razón de lo contrario.

Compartir:

Comentarios

comentarios