¿Qué significan cada una de las Bienaventuranzas?, este sacerdote nos responde

Las Bienaventuranzas son una lista de bondades que les aguardan a los fieles que viven cristianamente. Es un especie de manual para el cristiano.

El Papa Francisco, durante el ángelus del domingo 17 de febrero de este año, también son una ayuda para que no confiemos en las cosas materiales o pasajeras.

Mientras que Monseñor Demetrio Fernández, Obispo de Córdova, indicó que, con las Bienaventuranzas, Jesús promete la felicidad a todos aquellos quienes las cumplen.

Pero, ¿cuáles son las Bienaventuranzas? ¿Cómo se viven en lo cotidiano? El Padre Adolfo, y sus hermanos sacerdotes, nos explican un poco:

Bienaventurados los pobres de espíritu, porque de ellos es el reino de los cielos:

La pobreza de espíritu no significa no tener cosas exteriores. Es vivir un desprendimiento de las cosas para que el Reino de Dios habite en nosotros.

Bienaventurados los mansos porque ellos poseerán en herencia la tierra:

Los mansos son los humildes, los que saben quiénes son, quienes se saben criatura e hijo de Dios, y por lo tanto trata de esta manera a los demás.

Bienaventurados los que lloran, porque ellos serán consolados:

Amar causa, dentro de muchas cosas, sufrimiento, y muchos prefieren no amar para no sufrir. Pero es en el sufrimiento donde uno es invitado a amar a los demás, a consolar y acompañar. Para esto hemos sido llamados.

Bienaventurados los que tienen hambre y sed de justicia:

Así como tenemos la ansiedad para acabar nuestra sed y hambre, debemos tenerla para buscar la justicia.

Bienaventurados los misericordiosos porque ellos encontrarán misericordia:

¿Cómo quieres que Dios te trate? Entonces, así trata a los demás. Dios te trata con misericordia, ¿cómo tratarías entonces al otro?

Bienaventurados los limpios de corazón porque ellos verán a Dios:

Se debe practicar la contemplación a Dios, y se ejercita en ver a Dios en lo pequeño. En sus animales, en el amanecer, en que estas vivo. Viendo Dios ahí, y estarle agradecido, hace que uno tenga el corazón limpio.

Bienaventurados los que buscan la paz porque ellos serán llamados hijos de Dios:

No es vivir sin conflictos, es saber superar los conflictos. No es ser perfectos, es aprender a aceptar las imperfecciones de los demás. El perdón es importante para encontrar la paz.

Bienaventurados los que son perseguidos por causa de la justicia porque ellos heredarán el Reino de los Cielos:

Si Cristo, los santos, los profetas, fueron perseguidos, ¿por qué nosotros no tendríamos la misma suerte? No tengamos miedo a sufrir por Dios, y vivamos sus mandato con libertad.

Bienaventurado cuando los injurien, persigan y calumnien por mi causa, porque su recompensa será en el Cielo:

Si tu sufres viviendo lo que Cristo indicó, tranquilo, tu recompensa ya está esperándote en el Cielo. Si, por el contrario, te sientes cómodo, si ves que todos te aplauden y le caes bien a todos porque no tienes una postura concreta en cuanto Dios… preocupate.    

Compartir:

Comentarios

comentarios