Estas son 5 poderosas formas con las que puedes pedir ayuda a Santa María

Según el Catecismo de la Iglesia Católica (CIC), la Virgen María es Madre de Jesús, y al ser nosotros miembros de Cristo, ella vendría a ser también nuestra Madre (CIC 963).

Su misión no acabó con la resurrección de Cristo, ni con su propia asunción. Desde el cielo ella nos cuida y protege. Siempre nos muestra el camino para llegar a Dios, a su Hijo.

Por eso, hablar con ella y pedirle lo necesario para la propia conversión es muy importante para la vida del cristiano.

Acá te compartimos 5 poderosas formas para pedirle ayuda en tu caminar cristiano:

Pequeño oficio de la Santísima Virgen María

¿Alguna vez has oído hablar de la Liturgia de las Horas? El “Pequeño Oficio de la Santísima Virgen María” es lo mismo, nada más que más corto y enfocado en conocer cómo la vida de Santa María ayuda a profundizar en la vida de Jesús.

Si quieres conocerlo más, haz click aquí.  

Letanía de Loreto

Las letanías son oraciones repetitivas donde se pide misericordia a Dios, se le invoca, o se pide la intercesión de los santos. En el caso de las Letanías de Loreto, se hace un especie de compendio de los diferentes nombres que se le da a la Virgen María. Nombres que enseñan sobre la obra de Dios en la humanidad.

Si quieres rezarlo, haz click aquí.  

Ángelus

Quizás la devoción mariana por excelencia y más conocida de todas. Se reflexiona la escena de la Encarnación, de cómo actuó la gracias de Dios sobre la Virgen, y como ella fue dócil y obediente a Sus designios. El orar y profundizar que Dios se encarnó, es recordar la razón por la que Dios vino al mundo, y cómo la Virgen fue una pieza importante para esto.

Si deseas rezarlo, haz click aquí.   

Escapulario

Más que una devoción, esto es un sacramental. No planea reemplazar a los sacramentos, mediante este la Virgen María prometió interceder por todos sus hijos para liberarlos del fuego del infierno. El más famoso de todos es el Escapulario Marrón, el de la Virgen del Carmen.

Consagración a Jesús por medio de María    

San Luis de Monfort, sacerdote francés, hizo popular el hábito de consagrarse a Jesús mediante una oración mariana. Según el santo, la Virgen María es la encargada de llevar a todos hacia Cristo. Ella es un modelo a seguir para vivir plenamente el cristianismo. Uno se entrega a Santa María, para que ella nos entregue a Cristo.

Si deseas saber el método de consagración que este santo popularizó, haz click aquí.   

Compartir:

Comentarios

comentarios