La modestia ayuda a las mujeres a ser amigas

Nazareth College / Flickr

El National Catholic Register, publicó en una ocasión una opinión interesante: “la modestia ayuda a las mujeres a ser amigas”. Jennifer Fulwiler, autora de libres y de dicho artículo, explica cómo la modestia en una mujer le da herramientas para tener una vida sociable saludable.

Jennifer recordó que cuando tenía 20 años, trabajó en una compañía donde no había normas para la vestimenta adecuada. Con el tiempo, se desarrolló una tensión tácita entre las mujeres de la oficina.

Sally de marketing llegó a una reunión de la junta con una falda sorprendentemente corta, luego Jane, la gerente de la oficina, comenzó a usar camisas con cortes más y más bajos, y así se generó una “guerra fría” entre las mujeres para ver quién era la más sexy.

Si esta era la intención o no, Fulwiler indicó que usar ropa reveladora siempre se presentaba como un juego de poder, e incluso a veces como un acto de agresión contra otras mujeres que llevaban un atuendo más razonable.

“Es un hecho de la naturaleza humana que las mujeres son juzgadas por su apariencia física más que los hombres, y por lo tanto es fácil que surja un sentimiento de competitividad en esta área”, escribió la autora.

Fulwisler, astutamente, realizó la siguiente analogía para que los hombres comprendiésemos la situación:

“Para describir cómo se sentía ser una mujer en esa cultura, imagínese si los hombres caminaban mostrando sus ingresos anuales. Permitir la competencia sin restricciones en un área donde los hombres son particularmente sensibles al juicio, inevitablemente envenenará sus relaciones entre sí”.

La autora piensa que para las mujeres, abrazar la modestia es declarar una tregua entre sí, y que la modestia no consiste en seguir una lista de verificación específica de la ropa o confundir las opciones de la moda con la santidad.

Más bien, es solo una decisión que las mujeres toman, principalmente en el fondo de sus mentes, no hacer de sus cuerpos el centro de la atención de todos. Es un gesto pequeño, pero el impacto es sorprendente.

Compartir:

Comentarios

comentarios