Adoramos a Dios, veneramos a los santos… pero, ¿por qué veneramos reliquias?

Las reliquias son objetos físicos asociados directamente con los santos o con el mismo Jesús.

Los católicos las veneramos porque son instrumentos de Dios para canalizar curación y salvación.

Hay tres clases: la primera son partes del cuerpo o sangre del santo, la segunda son los objetos que el santo poseía y la tercera son objetos que el santo tocó.

El uso de reliquias para la sanación no es nuevo y el origen de esta tradición es judío (2 Reyes 13: 20-21; Mateo 9: 20-22).

Los primeros cristianos reconocían este don cuando tocaban a algún apóstol o alguno de sus objetos (Hechos 5: 12-15; Hechos 19: 11-12).

Los católicos no adoramos  las reliquias por la misma razón que no adoramos a los santos: el poder de curación y salvación solo proviene de Dios mediante estos canales.

Es importante aclarar que se comete un pecado si se piensa que la reliquia fue el origen de la sanación o milagro.

San Jerónimo lo expresó de la siguiente manera:

“No adoramos las reliquias, no las adoramos, por temor a que nos inclinemos ante la criatura y no ante el creador. Pero veneramos las reliquias de los mártires para adorarle mejor a Aquel por quien los mártires son los que son” (Ad Riparium, i, PL, XXII, 907).

EWTN / Marisela Hasbun
EWTN / Marisela Hasbun
EWTN / Marisela Hasbun
EWTN / Marisela Hasbun
EWTN / Marisela Hasbun
EWTN / Marisela Hasbun
EWTN / Marisela Hasbun
EWTN / Marisela Hasbun
EWTN / Marisela Hasbun
EWTN / Marisela Hasbun
EWTN / Marisela Hasbun
EWTN / Marisela Hasbun
EWTN / Marisela Hasbun
EWTN / Marisela Hasbun
EWTN / Marisela Hasbun

 

 

Compartir:

Comentarios

comentarios