Sí, no asistir a misa el domingo (sin una buena razón) es un pecado grave

Faltar a Misa es un problema por varias razones, entre las cuales la Misa es una fuente de gracia necesaria para nuestras almas.

Pero otra razón sería que, si un católico no tiene una “causa importante” para faltar Misa, y aun así lo hace, comete un pecado grave.

La Misa no es solo algo agradable de hacer si eres particularmente religioso o “súper católico”; más bien, es la piedra angular de cualquier auténtica vida católica.

De hecho, de los cinco preceptos de la Iglesia, asistir a la misa los domingos y los Días Santos de la Obligación es el primero (CIC 1247ff).

Por supuesto, como se mencionó anteriormente, no es un pecado faltar a Misa si se tiene una buena razón para hacerlo.

Por ejemplo, si estás enfermo o tienes que cuidar de alguien. Si se encuentra en esa situación, sepa que todavía es una parte integral de la Iglesia, que esta ora por usted.

Si estás en pecado grave por esta razón, debes saber es que la Iglesia todavía te quiere. Siempre puedes volver, y deberías por el bien de tu alma.

Si estás listo para volver a comprometerte con la vida católica, incluida la asistencia a la misa semanal, debes ir a confesarte para comenzar de nuevo.

Recuerda, si nos arrepentimos, Jesús siempre está dispuesto a recibirnos de vuelta.

Artículo original de ChurchPop.

Compartir:

Comentarios

comentarios