Estas ocho actitudes pueden entorpecer la Gracia de Dios

Pixabay / Dominio público

Estas actitudes que presentamos a continuación no aplican solamente para la evangelización católica, sino para la vida en general. Desde los “no hagas eso que es pecado” hasta los “soy el centro del mundo, admírenme”, les traemos ocho actitudes diferentes para entorpecer la Gracia de Dios y que, por supuesto, deberías evitar.

1) “El Sol”

spotlight-296834_960_720

Cree que todo el mundo gira alrededor de él. Busca el aplauso. Es el showman en “todo lo que hace” y “cómo lo hace”. Si reza, lo hace en voz alta para que lo escuchen, si se trata de opinar, él – aunque no conozca bien del tema – siente la necesidad de decir algo. Es incapaz de transmitir la luz de Cristo, porque quiere que todos los reflectores apunten hacia él.

2) “El bocón”

Dícese de aquel que habla mucho pero no hace nada. Se lo identifica porque “habla bonito” pero hasta ahora todos seguimos esperando que lo ponga en práctica en su propia vida. En el fondo, trata de convencer al mundo de algo, pero ni él mismo puede convencerse, de manera que necesita decir algo siempre.

chisme

3) “El Globoególatra”

Constantemente anda anunciando por redes sociales y por los tejados todo el bien que hace. Sube fotos a Instagram ayudando a los necesitados, va llevando un historial en Facebook de las buenas obras que realiza, etc. Por miedo a que lo descubran ha construido una muralla alrededor de sí mismo, impenetrable, a la que nadie puede entrar ni el mismo puede salir. Quiere controlarlo todo, y a la vez se siente constantemente inseguro de sí mismo. En otras palabras, cree que no necesita de Dios ni de los demás.

ególatra

4) “El mantequilla”

Aparenta una indiferencia total hacia lo que dicen las demás personas, como si no las necesitase, aunque por dentro se sienta muy solo y necesitado. Gusta de burlarse y aplastar a todo aquél que intente vivir auténticamente o que lo cuestione. Siempre mira las faltas del otro y constantemente ridiculiza a aquellos que son más virtuosos que el – que no es muy difícil – queriendo dar a entender que esas personas son fanáticas o que se creen santas. No soporta que alguien sea mejor que él.

NCI_butter

5) “El Políticamente Correcto”

Quiere caer bien a todo el mundo y jamás dice nada en que puedan estar otras personas en desacuerdo. Tiene un gran temor a ser rechazado por lo que piensa, de manera que prefiere traicionar sus propios principios o esconderlos con tal de ser aceptado en un grupo de personas.

politician-148838_960_720

6) “Personalidad Barbie”

La persona plástica que le pides que haga algo y está pensando en que se va a despeinar, que va a hacer calor, que se va a ensuciar o que va a apestar. En el fondo no conoce que Cristo está de manera privilegiada en los más pobres, en el que sufre y en el marginado.

magic_moves_barbie_1995_by_sebastyne


7) “El engreído”

El típico acostumbrado a que todo se lo dejen ya hecho. Acostumbrado a dejarse llevar por sus gustos y caprichos. La frase que se repite en su cabeza es: “Sé que no me hace feliz, pero me gusta”.

Prefiere evitar dar el primer paso en todo, y si lo da después se arrepiente porque cuesta mantenerlo. Busca constantemente una vida cristiana que se acople a sus caprichos.

berrinche2

8) “El fariseo”

Su dedo está listo para apuntar el pecado en los demás. Conoce al pie de la letra todas las normas eclesiásticas, doctrinales y civiles, y cual inquisidor del Estado y de la Iglesia anda buscando qué regla se ha quebrado o qué norma no se ha seguido. A este tipo de personas se les dificulta una relación natural con Jesucristo, pues no logran verlo en el prójimo y su obsesión por la Ley les dificulta la experiencia del espíritu.

Fariseo-publicano_Kr

Ciertamente todos en algún momento habremos caído en alguna o varias de estas actitudes. Sin embargo, la idea es que sepamos identificarlas, no en los demás sino en nosotros mismos, de manera que podamos ser instrumentos más útiles a la gracia de Dios y a la vez seamos un consuelo en vez de un peso, para quienes nos rodean. Hemos de recordar que si somos bautizados estamos llamados a vivir y compartir la fe, y esto requiere que estemos a la altura de la misión.

Este artículo es una adaptación. El post original lo puede ver en el blog de Steven Neira.

 

Compartir:

Comentarios

comentarios