María no fue la única: dos personajes bíblicos que también fueron asuntos al cielo

por -
Public Domain, Wikipedia / ChurchPOP

María no es la única persona que fue asunta en cuerpo y alma al cielo al final de su vida terrena. (No confundir con la Ascensión de Jesús: puede conocer la diferencia aquí) La Biblia nos habla de al menos otros dos hombres de Dios que recibieron regalos similares: Enoc y Elías.

Enoc

El caso de Enoc es algo enigmático. Es mencionado sólo en 6 versículos del libro del Génesis, pero lo que se dice de él que es fascinante:

“Iéred tenía ciento sesenta y dos años cuando fue padre de Henoc. […] Iéred vivió en total novecientos sesenta y dos años, y al cabo de ellos murió. Enoc tenía sesenta y cinco años cuando fue padre de Matusalén. Enoc siguió los caminos de Dios. Después que nació Matusalén, Henoc vivió trescientos años y tuvo hijos e hijas. Enoc vivió en total trescientos sesenta y cinco años. Siguió siempre los caminos de Dios, y luego desapareció porque Dios se lo llevó”. (Génesis 5.18, 20-24)

¡Wow! Enoc era fiel, así que fue llevado por Dios.

¿En qué consistía la fidelidad de Enoc? ¿Por qué Dios lo escogió para llevárselo? Por desgracia, la Escritura no nos da detalles al respecto.

Sin embargo, eso no ha impedido que la gente haya intentado llenar esos vacíos: hay una serie de libros apócrifos sobre Enoc escritos mucho después que el Génesis que pretenden contar “el resto de la historia”, afirmando que fue puesto a cargo de los ángeles y otras cosas increíbles. Obviamente la Iglesia no asume dicha teoría.

Elías

Elías fue uno de los más importantes profetas del Antiguo Testamento. Un día, mientras caminaba con Eliseo, “un carro de fuego, con caballos también de fuego, los separó a uno del otro, y Elías subió al cielo en el torbellino”. (2 Reyes 2, 11)

La Biblia también nos cuenta que “Al ver esto, Eliseo gritó: ‘¡Padre mío! ¡Padre mío! ¡Carro de Israel y su caballería!’. Y cuando no lo vio más, tomó sus vestiduras y las rasgó en dos pedazos. Luego recogió el manto que se le había caído a Elías de encima, se volvió y se detuvo al borde del Jordán”. (2 Reyes 2, 12-13)

¿A dónde se fueron exactamente?

No hay duda de que María se fue directamente al cielo; sin embargo, existe cierto debate acerca de dónde exactamente subieron Enoc y Elías después de haber sido tomados por Dios. ¿Se fueron al cielo? ¿O se fueron al limbo de los patriarcas? ¿O en alguna otra ubicación?

Según Santo Tomás de Aquino, ellos son preservados en el cielo atmosférico(que se identifica con el paraíso terrenal), pero no en el cielo empíreo (el Cielo propiamente); además volverán al final de los tiempos para luchar contra el anticristo.

De cualquier manera, Enoc y Elías fueron tomados por Dios, en cuerpo y alma, a diferencia de la mayoría de los santos cuyos cuerpos permanecen en la tierra (al menos hasta la resurrección al final de los tiempos).

[Ver: Ascensión y Asunción ¿cuál es la diferencia?]

[Ver: 5 sorprendentes afirmaciones de Martín Lutero sobre la Virgen María]

¡Síguenos!





Compartir:

Comentarios

comentarios