5 cosas que deberías conocer sobre Domingo de Ramos

Dominio público.

El Domingo de Ramos recordamos la entrada triunfal de Jesús a Jerusalén. De esta manera comenzamos con la semana más importante en la historia de la humanidad. En este artículo entrarás 5 cosas que deberías conocer sobre Domingo de Ramos.

[Ver: Cómo murieron los apóstoles y dónde están sus restos]

[Ver: 5 cosas que estabas haciendo mal en Misa y no lo sabías]

1) Tiene un antecedente en el Antiguo testamento

Obra de Fabio Fabbi / Dominio público.
Obra de Fabio Fabbi / Dominio público.

El Rey Salomón, hijo de David, también fue recibido con gran alegría al llegar al pueblo:

“Los allegados de David hicieron montar a Salomón sobre la mula del rey… todo el pueblo gritó: ‘Viva el rey…’.  Subió después todo el pueblo detrás de él; la gente tocaba las flautas y manifestaba tan  gran alegría que la tierra se hendía con sus voces” (1 Re 1, 38-40).

2) ¿Solo se pueden usar palmas?

Wikipedia / Dominio público.
Wikipedia / Dominio público.

Según el Directorio sobre la piedad popular y la Liturgia, en Domingo de Ramos tenemos estas otras opciones:

La procesión, que conmemora la entrada mesiánica de Cristo en Jerusalén, es de carácter alegre y popular. Los fieles suelen mantener ramas palma o de oliva u otra vegetación, que han sido bendecidas el Domingo de Ramos, en sus casas o en sus lugares de trabajo.

3) ¿Por qué Jesús entró a Jerusalén de esa manera?

Dominio público.
Dominio público.

En su libro Jesús de Nazareth, Benedicto XVI nos da esta explicación:

Jesús reclama el derecho de los reyes, conocido en la antigüedad, para requisar los modos de transporte.

La utilización de un animal sobre el que hasta ahora nadie se sienta es un signo más del derecho de reyes. Lo más sorprendente, sin embargo, son las alusiones del Antiguo Testamento que dan un significado más profundo a todo el episodio.

Por ahora notemos esto: Jesús está, en efecto haciendo una afirmación real. Él quiere que su camino y su acción sean entendidos en términos de las promesas del Antiguo Testamento que se cumplen en su persona.

Al mismo tiempo, a través del anclaje en el texto en Zacarías 9:9, el “zelote” está excluido de la exégesis del reino: Jesús no está construyendo sobre la violencia; no instiga una revuelta militar contra Roma. Su poder es de otro tipo: se encuentra en la pobreza de Dios, la paz de Dios, que identifica al único poder que puede redimir [Jesús de Nazaret h, vol. 2].

4) ¿Por qué el pueblo gritaba HOSANNA?

Dominio público.
Dominio público.

Benedicto XVI nos vuelve a dar la respuesta en su libro Jesús de Nazareth:

Originalmente se trataba de una palabra de súplica urgente, que significa algo así como: ¡Ven en nuestra ayuda! Los sacerdotes la repetían en un tono monótono en el séptimo día de la Fiesta de los Tabernáculos, durante la procesión de siete veces alrededor del altar del sacrificio, como una oración urgente para la lluvia.

Pero como la Fiesta de los Tabernáculos cambió gradualmente de una fiesta de petición a una de elogio, así también el grito de ayuda se volvió cada vez más en un grito de júbilo.

En la época de Jesús, la palabra también había adquirido connotaciones mesiánicas. En la aclamación Hosanna, nos encontramos con una expresión de las complejas emociones de los peregrinos que acompañan a Jesús y a sus discípulos: alegría y alabanza a Dios en el momento de la entrada procesional, esperanza de que había llegado la hora del Mesías, y al mismo tiempo una oración para que el reino de David, y por lo tanto la realeza de Dios sobre Israel, fuera restablecida [Jesús de Nazaret h, vol. 2].

5) Quienes recibieron a Jesús el Domingo de Ramos no eran las mismas personas que pidieron su crucifixión

Dominio público.
Dominio público.

Muchos piensan que las personas que recibieron con palmas a Jesús en su entrada triunfal a Jerusalén eran las mismas persona que gritaron “crucifíquenlo” durante su juicio. Sin embargo, eso es solo un mito y Benedicto XVI lo explica así:

Los tres evangelios sinópticos, así como San Juan, dejan muy claro que la escena de homenaje mesiánico de Jesús se produjo en su entrada en la ciudad y que los participantes no eran los habitantes de Jerusalén, sino las multitudes que acompañaron a Jesús y entraron en la Ciudad Santa con él.

Este punto se ve con mayor claridad en el relato de Mateo del pasaje inmediatamente después del Hosanna a Jesús, Hijo de David: “Cuando entró en Jerusalén, toda la ciudad se conmovió, diciendo: ¿Quién es este? Y la multitud decía: Este es el profeta Jesús de Nazaret de Galilea” (Mt 21:10-11).

La gente había oído hablar del profeta de Nazaret, pero él no parece tener ninguna importancia para Jerusalén, y la gente no lo conocía.

La multitud que rindió homenaje a Jesús en la puerta de entrada a la ciudad no era la misma multitud que luego exigió su crucifixión.

Compartir:

Comentarios

comentarios