4 mensajes proféticos del Santo Cardenal Newman sobre el Anticristo y el fin de los tiempos

por -
Anticristo
Créditos: Wikipedia.

¿Conocías los sermones del Santo Cardenal Newman sobre el Anticristo? Este santo escribió hacia 1835 una serie de escritos que analizan, desde la Biblia y los escritos de los Santos Padres, cómo serán los último tiempos.

En un artículo escrito para National Catholic Register, Joseph Pronechen nos comparte algunas citas de estos sermones que nos inspiraran a reconocer los signos en nuestra época actual.

Las palabras pronunciadas hace 180 años por el Santo Cardenal Newman nos entregan mensajes proféticos para discernir nuestro tiempo y aferrarnos más a Cristo y su Iglesia.

4 mensajes proféticos del Santo Cardenal Newman sobre el Anticristo y el fin de los tiempos

Primer sermón: Los tiempos del Anticristo

Así analiza cómo será la sociedad y la relación del hombre con la cultura promovida por el Anticristo:

¿Crees que [Satanás] es tan torpe en su oficio como para pedirte abierta y llanamente que te unas a él en su guerra contra la Verdad? No; te ofrece cebos para tentarte. Te promete libertad civil; te promete igualdad; te promete comercio y riqueza; te promete una condonación de impuestos; te promete reforma.

Esta es la forma en que te oculta el tipo de trabajo al que te está poniendo; te tienta a criticar a tus gobernantes y superiores; lo hace él mismo y te induce a imitarlo; o te promete iluminación, te ofrece conocimiento, ciencia, filosofía, ampliación de la mente. Se burla de los tiempos pasados; se burla de toda institución que los venera. Él le indica qué decir y luego lo escucha, lo alaba y lo alienta.

Te pide que subas en alto. Él te muestra cómo convertirte en dioses. Luego se ríe y bromea contigo y se vuelve íntimo contigo; él toma tu mano y mete sus dedos entre los tuyos, y los agarra, y entonces eres suyo“.

Segundo sermón: La religión del Anticristo

El Santo Cardenal Newman distinguía cómo la educación podía ir reemplazando la religión enseñanza por Jesús:

“Un Anticristo, quienquiera que sea, ha de venir; (…)  el antiguo Imperio Romano no está extinto; Satanás, si está atado, está atado sólo por una temporada; la contienda del bien y del mal no ha terminado. Lo repito, en el estado actual de cosas, cuando se supone que el gran objetivo de la educación es deshacerse de las cosas sobrenaturales, cuando se nos pide reír y burlarnos de creer todo lo que no vemos se nos dice que rindamos cuentas de todo por cosas conocidas y comprobadas, y para evaluar cada declaración con la piedra de toque de la experiencia (…)”.

Tercer sermón: La Ciudad del Anticristo

Así identifica algunas claves de la época y cómo los cristianos debemos estar prevenidos:

Se nos advierte que no participemos de sus pecados y de su castigo, de que, cuando llegue el fin, se nos encuentre como meros hijos de este mundo y de sus grandes ciudades; con gustos, opiniones, hábitos, como los que se encuentran en sus ciudades; con un corazón dependiente de la sociedad humana y una razón moldeada por ella, en contra de encontrarnos en el último día, ante nuestro Juez, con todos los sentimientos, principios y propósitos bajos que el mundo fomenta; con nuestros pensamientos vagando (si eso es posible entonces), vagando tras vanidades; con pensamientos que no se elevan más que la consideración de nuestras propias comodidades o nuestras ganancias; con altivo desprecio por la Iglesia, sus ministros, su gente humilde; un amor por el rango y la posición social, una admiración por el esplendor y las modas del mundo, una afectación del refinamiento, una dependencia de nuestras facultades de razón, una autoestima habitual y una total ignorancia del número y la atrocidad de los pecados que están contra nosotros”.

Cuarto sermón: La persecución del Anticristo

¿Cómo podría ser la persecución? Así la entiende el Santo Cardenal Newman en su reflexión:

Después de todo, tal vez no sea una persecución de sangre y muerte, sino de arte y sutileza solamente, (…) de maravillas naturales y poderes de habilidad humana, adquisiciones humanas en manos del diablo. Satanás puede adoptar las armas de engaño más alarmantes, puede esconderse, puede intentar seducirnos en pequeñas cosas, y así sacar a los cristianos, no todos a la vez, sino poco a poco, de su verdadera posición.

Sabemos que ha hecho mucho de esta manera en el transcurso de los últimos siglos. Su política es dividirnos y dividirnos, para desalojarnos gradualmente de nuestra roca de fuerza. Y si va a haber una persecución, tal vez sea entonces; entonces, quizás, cuando todos estemos en todas partes de la cristiandad tan divididos y tan reducidos, tan llenos de cisma, tan cerca de la herejía. Cuando nos hayamos arrojado sobre el mundo, y dependamos de él para nuestra protección, y hayamos renunciado a nuestra independencia y nuestras fuerzas, entonces él puede estallar sobre nosotros con furia, hasta donde Dios se lo permita“.

¿Qué piensas de estos mensajes proféticos del Santo Cardenal Newman?

Este artículo fue traducido y adaptado de National Catholic Register. 

Síguenos también en:

Telegram
WhatsApp
Gab
Instagram
Twitter

[Ver: 5 sorprendentes afirmaciones de Martín Lutero sobre la Virgen María]

[Ver: 12 trucos del Anticristo para robar almas, según Fulton Sheen]

Compartir:

Comentarios

comentarios

¿The gusta ChurchPOP?

Recibe nuestro contenido inspirador en tu bandeja de entrada cada mañana, ¡GRATIS!

Como parte de este servicio gratuito, podría recibir ocasionalmente ofertas de EWTN News y EWTN. Nunca alquilaremos o venderemos su información y usted se puede desuscribir en cualquier momento.