Noveno día de la novena a San José

Noveno día de la novena a San José
Créditos: Wikimedia Commons.

Faltan 1 día para celebrar la Fiesta del padre adoptivo de Jesús, ¡Ya puedes rezar el noveno día de la novena a San José!

El 10 de marzo comenzamos con la novena a San José. Esta fiesta será única porque el Papa Francisco encomendó el año a este enorme santo Patrono de la Iglesia Universal. Junto con la proclamación, el Sumo Pontífice estableció múltiples formas de obtener indulgencias en su honor.

Santa Teresita de Jesús dijo una vez: “A otros santos parece les dio el Señor gracia para socorrer en una necesidad; el Glorioso San José, tengo experiencia, que socorre en todas. Sólo pido por amor de Dios que lo pruebe quien no creyere y verá por experiencia cuan gran bien es recomendarse a ese glorioso Patriarca y tenerle devoción”.

Ya puedes rezar el noveno día de la novena a San José

Día Nueve: Patrón de una Muerte Feliz

San José, qué apropiado fue que en la hora de tu muerte Jesús estuviera junto a tu cama con María, dulzura y esperanza de toda la humanidad. Entregaste toda tu vida al servicio de Jesús y María; al morir gozaste del consuelo de morir en Sus brazos amorosos. 

Aceptaste la muerte con el espíritu de amorosa sumisión a la Voluntad de Dios, y esta aceptación coronó tu vida oculta de virtud. Tuyo fue un juicio misericordioso, porque tu Hijo adoptivo, por quien te habías cuidado con tanto amor, era tu Juez, y María era tu defensora. 

El veredicto del Juez fue una palabra de aliento para esperar Su venida al Limbo, donde Él te colmaría con los frutos más selectos de la Redención, y un abrazo de afecto agradecido antes de que exhalaras tu alma hacia la eternidad.

Miraste con confianza en la eternidad y en tu recompensa eterna. Si nuestro Salvador bendijo a los pastores, los Magos, Simeón, Juan el Bautista y otros, porque saludaron su presencia con corazones devotos durante una breve hora, cuánto más te bendijo a ti que te has santificado durante tantos años en Su compañía y la de Su Madre? 

Si Jesús considera cada obra de misericordia corporal y espiritual, realizada en favor de nuestros semejantes por amor a Él, como hecha a Él mismo, y promete el cielo como recompensa, ¿Cuál debe haber sido el grado de Su gratitud hacia usted, quien en el el sentido más verdadero de la palabra lo recibió, le dio refugio, lo vistió, lo nutrió y lo consoló en el sacrificio de su fuerza y ​​descanso, e incluso de su vida, con un amor que sobrepasaba el amor de todos los padres.

Dios real y personalmente se hizo su deudor. Nuestro Divino Salvador pagó esa deuda de gratitud otorgándote muchas gracias en tu vida, especialmente la gracia de crecer en amor, que es el mejor y más perfecto de todos los dones. Así, al final de tu vida, tu corazón se llenó de amor, cuyo fervor y anhelo no pudo resistir tu frágil cuerpo. Tu alma siguió el impulso triunfal de tu amor y voló su vuelo de la tierra para llevar a los profetas y patriarcas del Limbo las buenas nuevas del advenimiento del Redentor.

San José, doy gracias a Dios por tu privilegio de poder morir en los brazos de Jesús y María. Como muestra de tu propia gratitud a Dios, obtén para mí la gracia de una muerte feliz. Ayúdame a pasar cada día preparándome para la muerte. Que yo también acepte la muerte con espíritu de resignación a la Santa Voluntad de Dios, y muera, como tú, en los brazos de Jesús, fortalecido por el Santo Viático, y en los brazos de María, con su rosario en mi mano y su nombre en mis labios!

San José, yo, tu indigno hijo, te saludo. Eres el fiel protector e intercesor de todos los que te aman y veneran. Sabes que tengo una confianza especial en ti y que, después de Jesús y María, pongo toda mi esperanza de salvación en ti, porque eres especialmente poderoso ante Dios y nunca abandonarás a tus fieles servidores. Por eso te invoco humildemente y me encomiendo, con todos los que me son queridos y todos los que me pertenecen, a tu intercesión. 

Te ruego, por tu amor a Jesús y María, que no me abandones durante la vida y me asistas en la hora de mi muerte.

Glorioso San José, Esposo de la Virgen Inmaculada, consígueme una mente pura, humilde, caritativa y perfecta resignación a la Divina Voluntad. Sé mi guía, mi padre y mi modelo en la vida para que pueda merecer morir como tú en los brazos de Jesús y María.

Amado San José, fiel seguidor de Jesucristo, elevo mi corazón a ti para implorar tu poderosa intercesión para obtener del Divino Corazón de Jesús todas las gracias necesarias para mi bienestar espiritual y temporal, particularmente la gracia de una muerte feliz, y la gracia especial ahora imploro:

(Mencione su solicitud).

Guardián del Verbo Encarnado, estoy seguro de que sus oraciones en mi favor serán escuchadas con gracia ante el trono de Dios. Amén.

RECUERDA
Recuerda, pura esposa de María, siempre Virgen, mi protector amoroso, San José, que nadie jamás acudió a tu protección ni pidió tu ayuda sin obtener alivio. Confiado, por tanto, en tu bondad, me presento ante ti y te imploro humildemente. No desprecies mis peticiones, padre adoptivo del Redentor, pero recíbelas con bondad. Amén.

¡Ya puedes comenzar a rezar el noveno día de la novena a San José!

Esta oración traducida y adaptada de EWTN.

Síguenos también en:

Telegram
WhatsApp
Gab
Instagram
Twitter

O recibe nuestro contenido por correo electrónico[email protected]

[Ver: 3 exorcistas dan sus consejos para estar protegidos contra una maldición]

[Ver: Entrega tu trabajo cotidiano a Dios con esta hermosa oración a San José]

Compartir:

Comentarios

comentarios

¿The gusta ChurchPOP?

Recibe nuestro contenido inspirador en tu bandeja de entrada cada mañana, ¡GRATIS!

Como parte de este servicio gratuito, podría recibir ocasionalmente ofertas de EWTN News y EWTN. Nunca alquilaremos o venderemos su información y usted se puede desuscribir en cualquier momento.