La aparición de la Virgen a la hermana Lucía de Fátima que quizás no conocías

hermana Lucía
Wikipedia

El 29 de mayo de 1930, la hermana Lucía recibió la última (y decisiva) visita de la Virgen. Esta visión actuaría como un hito en el reconocimiento de la devoción de Pío XII al Inmaculado Corazón de María en 1942. La decisión cambiaría el curso de la Segunda Guerra Mundial

Era mayo de 1930, trece años después de las apariciones de la Virgen a los tres niños pastores en Cova da Iria, a dos kilómetros de Fátima. Lucía en ese momento tenía 23 años y era novicia de las Hermanas de Santa Dorotea de Tuy (España). De los tres videntes, ella era la única sobreviviente. Francisco y Jacinta Marta habían muerto 10 años antes, en 1920 y 1919, respectivamente.

“Volveré pronto”

Nuestra Señora anunció a los niños que regresaría “para pedir la consagración de Rusia a mi Inmaculado Corazón y a la Primera Comunión de los primeros sábados”. Y así lo hizo por primera vez el 10 de diciembre de 1925 en Pontevedra, donde se le apareció a la hermana Lucía, en su habitación, para explicarle los detalles de esta devoción y pedirle que comenzara a difundirla.

“Usted, al menos, trata de consolarme y di que todos aquellos que durante cinco meses, el primer sábado, confiesen y luego reciban la Sagrada Comunión, recen un rosario y me den 15 minutos de compañía para meditar en los 15 misterios del rosario, con la intención de darme alivio, prometo ayudarlos, a la hora de la muerte, con todas las gracias necesarias para la salvación de estas almas ».

Posteriormente, en 1926, siempre en Pontevedra, ya no fue la Virgen María sino el Niño Jesús quien se apareció a la hermana Lucía para confirmarle Su voluntad de que esta devoción se extendiese.

Y en 1930, el Señor le pidió que diera un paso más allá y nada fácil. ¡Le pidió a la hermana Lucía que transmitiera esta devoción nada menos que al Papa!

Quería que esta devoción se convirtiera en una práctica estable, aprobada, extendida y alentada por la Iglesia.

Era la noche entre el 28 y el 20 de mayo de 1930. El Señor confirmó el propósito de esta práctica: el deseo de consolar al Inmaculado Corazón de María a través de la reparación y el crecimiento de la santidad personal. De ahí la devoción de los primeros cinco sábados del mes.

¿Por qué cinco sábados?

Un confesor de Lucía le preguntó por qué el número cinco. Ella le preguntó a Jesús, quien respondió: “Se trata de reparar las cinco ofensas dirigidas al Inmaculado Corazón de María “.
• Las blasfemias contra su Inmaculada Concepción.
• Contra su virginidad.
• Contra su maternidad divina y la negativa a reconocerla como la madre de los hombres.
• El trabajo de aquellos que infunden públicamente indiferencia, desprecio e incluso odio contra esta Madre Inmaculada en los corazones de los pequeños.
• El trabajo de aquellos que la ofenden directamente en sus imágenes sagradas.

Los resultados

Más tarde, la hermana Lucía indicará que no es suficiente hacer estos “cinco sábados” una vez, porque “cada vez que los hacemos, podemos obtener la conversión de un mayor número de pecadores”.

La devoción restaurativa se propone como un medio para convertir a los pecadores que están “en mayor peligro de perderse”. Pero además como una intercesión “muy efectiva” para obtener la paz en el mundo a través del Inmaculado Corazón de María.

Así, el 31 de octubre de 1942, en medio de la Segunda Guerra Mundial, el Papa Pío XII consagró “la Iglesia y el mundo al Inmaculado Corazón de María”. El 8 de diciembre del año siguiente renovó solemnemente la consagración. Poco después, los alemanes sufrieron fuertes reveses y la guerra dio un nuevo giro. Esto fue visto por la hermana Lucía como el fruto de esta consagración deseada por el Santo Padre.

Al ver los resultados, el 4 de mayo de 1944, Pío XII decretó que cada año, el 22 de agosto, toda la Iglesia celebrara una fiesta en honor del Inmaculado Corazón de María.

¡Qué maravillosa Madre que tenemos!

[Ver: ¿Sabías que existía un museo sobre las almas del Purgatorio?]

[Ver: ¿Deprimido? 6 formas de garantizar la felicidad, según San Juan Bosco]

Compartir:

Comentarios

comentarios