Papa en Japón: Conoce cómo el Rosario salvó estos jesuitas de la Bomba Atómica

Fuentes: George Hodan / PublicDomainPictures.net // Pxhere

Muchos conocemos la historia de Japón, las bombas atómicas y la Segunda Guerra Mundial. En agosto de 1945, para ganar la guerra de una vez y por todas, Estados Unidos lanzó 2 bombas atómicas contra el país asiático, una en la ciudad de Hiroshima y la otra en Nagasaki. 

Estas fueron tan efectivas que, con tan solo detonar, mataron a 123 mil personas. Después, debido a su radiación, mataron a otras 123 mil personas más. Este fue considerado como una de las más grandes atrocidades de la humanidad. 

El Milagro de Hiroshima

Aunque parezca increíble, en medio de esa masacre, ocurrió un milagro gracias al Santo Rosario. Este fue documentado por historiadores y médicos, y, según ACI Prensa, es conocida como el Milagro de Horishima

El 6 de agosto de 1945, fiesta de la Transfiguración, la bomba atómica llamada “Little Boy” cayó sobre Hiroshima. A pesar de matar a miles, y destruir la mayoría de las construcciones, esta no pudo asesinar a 4 sacerdotes jesuitas alemanes.

¡La bomba explotó cerca de donde ellos estaban! Uno de ellos, según narran las investigaciones, se encontraba ofreciendo Misa, otro estaba desayunando, y los otros dos estaban en la dependencia de una parroquia. 

Sus nombres fueron: Hugo Lassalle, superior en Japón, Hubert Schiffer, Wilhelm Kleinsorge y Hubert Cieslik.

Aquí te compartimos sus fotos:

Ni la radiación, ni la explosión

En el momento, y muy sorprendidos, los médicos que asistieron la ciudad días después, los curaron, pues sufrieron daños menores debido a los vidrios que volaron por todas partes.

Sin embargo, indicaron que lo más probable es que los sacerdotes morirían, o tendrían malformaciones graves, poco tiempo después debido a la radiación. Esto nunca se cumplió. 

En 1976, 31 años después de lo ocurrido, el Padre Schiffer acudió al Congreso Eucarístico de Filadelfia, Estados Unidos, para dar su testimonio y reportar que tanto él, como los otros 3 sacerdotes, seguían sanos, salvos y trabajando. 

El Rosario los protegió

Algo que los 4 religiosos indicaron en sus testimonios, es que tienen la seguridad de que fue la Virgen María quien los protegió debido a que rezaban todos los días el Santo Rosario. 

“Vivíamos el mensaje de Fátima y rezábamos juntos el Rosario todos los días”, explicaron estos sacerdotes en sus testimonios, según ACI Prensa.

Compartir:

Comentarios

comentarios