Así fueron las visiones místicas que hicieron a San Judas el patrón de lo imposible

P. Lawrence Lew, OP, Flickr , CC BY-NC-ND 4.0

¡San Judas es un intercesor muy poderoso, especialmente para casos imposibles! Fue uno de los 12 apóstoles de Cristo durante su vida terrenal. La Iglesia lo venera como “el santo patrón de lo imposible”.

La Visión de San Bernardo de Claraval 

Se dice que Jesús se apareció por primera vez a San Bernardo de Claraval, un abad francés del siglo XII, místico y doctor de la Iglesia. Él tuvo múltiples visiones a lo largo de su vida; en una de ellas Jesús le pidió “aceptar a San Judas como ‘El Santo Patrón de lo Imposible'”.

San Bernardo mantuvo una profunda devoción a San Judas durante toda su vida y veneró su reliquia. La devoción de San Bernardo a San Judas fue tan grande que pidió ser enterrado con la reliquia como un signo de reverencia”.

La visión de Santa Brígida 

Santa Brígida, madre, esposa, monja y mística del siglo XIV, también tuvo múltiples visiones de Jesús. Él le habló sobre San Judas en una de sus visiones: “De acuerdo con su apellido, Tadeo, [que significa] el amable o amoroso, se mostrará más dispuesto a dar ayuda”, indicándo que él podía ayudar en los casos más difíciles. 

En una segunda visión, Jesús le dijo a Santa Brígida que dedicara un altar en su iglesia a San Judas. Jesús dijo: “El quinto altar… debe ser para Tadeo, que con la pureza de su corazón, sin duda conquistará al diablo”.

¡Pidamos ayuda a St. Jude para conquistar al diablo, especialmente cuando parece imposible! 

Oración por la intercesión de San Judas:

Santísimo Apóstol, San Judas, fiel servidor y amigo de Jesús,
la Iglesia te honra e invoca universalmente,
como el patrón de los casos difíciles, de las cosas casi desesperadas.
Ruega por mí, estoy tan indefenso y solo.

Intercede con Dios por mí para que pueda traer ayuda visible y rápida
donde la ayuda está casi desesperada.

Ven a ayudarme en esta gran necesidad, para que pueda recibir
el consuelo y la ayuda del cielo en todas mis necesidades,
tribulaciones y sufrimientos, particularmente
(haga su solicitud aquí)
y que pueda alabar a Dios contigo y con todos los santos para siempre.

Prometo, oh Bendito San Judas,
estar siempre atento a este gran favor que Dios me ha otorgado
y honrarte siempre como mi patrón especial y poderoso,
y alentar agradecidamente tu devoción.
Amén.

San Judas, patrón de lo imposible, ¡ruega por nosotros!

Compartir:

Comentarios

comentarios