Chiara Corbella Petrillo: Un ejemplo de mujer, madre y amor a la vida

Ante una sociedad que pierde a Dios, que tiene su identidad cristiana destruida por ideologías materialistas, he aquí un fuerte testimonio de esposa y mujer: Chiara Corbella Petrillo.

El periodista y apologista inglés GK Chesterton afirmó que el santo es el antídoto de su tiempo, y Chiara ciertamente es un antídoto para ese tiempo dominado por las ideas feministas.

Chiara fue una mujer llena de coraje, disposición, alegría y de una juventud espiritual que dio testimonio a todos los que estaban a su alrededor.

Chiara conoció a su marido, Enrico Petrillo, en Medgujorge. Estaban acompañados  por algunos frailes de la ciudad de Asís, y vivieron un discernimiento si era voluntad de Dios estar juntos. Finalmente Chiara y Enrico se casaron en el 2008.

Poco tiempo después Chiara quedó embarazada de María. Sin embargo, al hacer la ecografía, descubrió que su hija tenía anencefalia. La pareja siguió el embarazo hasta el final, dando un gran testimonio en defensa de la vida. Treinta minutos después de nacer, María falleció.

Después de María, la pareja tuvo la gracia de engendrar el segundo hijo, David. Así como en el embarazo anterior, aún al inicio de la gestación, se diagnosticó una deficiencia en el bebé.

Él no tenía las piernas y tenía mala formación visceral. Una vez más, haciendo la elección radical por la vida, Chiara y Enrico fueron hasta el final con el embarazo. David también falleció con pocos minutos de vida.

Por tercera vez, Dios regaló a la pareja un embarazo. Era un niño, Francisco, y para la alegría de la pareja, era sano. Sin embargo, cerca de los 5 meses de gestación, Chiara descubrió una lesión en su lengua, y luego se le diagnosticó que tenía un cáncer.

Ante esa realidad, ella tenía dos opciones: hacía el tratamiento contra el cáncer que acabaría llevándolo a un aborto, o retrasaría el tratamiento para dar seguimiento al embarazo. Una vez más Chiara dio testimonio de coraje y eligió posponer el tratamiento para no poner en riesgo la vida de su hijo, aunque eso pusiera en riesgo su propia vida.

Después del parto de Francesco, Chiara inició el tratamiento con quimioterapia y radioterapia. Durante todo el tratamiento, lo que todos pudieron ver fue un fuerte testimonio de abandono y confianza en las manos de Dios, de alguien que sabe de la Providencia Divina.

El día 13 de junio de 2012, Chiara no resistió y falleció. El 21 de septiembre, se abrió el proceso de beatificación de la Sierva de Dios, Chiara Corbella Petrillo.

Compartir:

Comentarios

comentarios

¿The gusta ChurchPOP?

Recibe nuestro contenido inspirador en tu bandeja de entrada cada mañana, ¡GRATIS!

Como parte de este servicio gratuito, podría recibir ocasionalmente ofertas de EWTN News y EWTN. Nunca alquilaremos o venderemos su información y usted se puede desuscribir en cualquier momento.