¿De dónde viene la corona de Adviento y cómo nos ayuda en este tiempo?

La Corona de Adviento es una tradición cristiana proveniente de la evangelización de las culturas europeas paganas del norte, y ayudó desde el siglo IX a recordar la espera del Mesías.

Los paganos solían prender velas para el “dios sol” durante el invierno pidiéndole su luz y calor. Los primeros misioneros supieron usar esta tradición como una forma de evangelización.

Desde entonces, se acostumbró prender velas en nombre de Cristo, como un símbolo de espera a su nacimiento, ya que Él es la luz del mundo.

La Corona de Adviento, mediante su simbología, tradición y momentos de oración, ayuda al cristiano a tener un momento de profundización en la salvación que nos trae el Niño Jesús.

Sus ramas verdes recuerdan que Cristo está vivo y su forma circular simboliza el amor eterno de Dios, ya que el círculo no tiene ni principio ni fin.

Las velas nos recuerdan que Jesús vino a dar luz, sino que nosotros como Él también somos luz en la tierra.

Aprovechemos este tiempo para encender de nuevo la esperanza en Cristo, en recordar que nació y venció al pecado, y sobre todo en su amor eterno por nosotros.

Compartir:

Comentarios

comentarios