La poderosa arma que estos 12 santos usaban contra satanás

Dios habla muy bien de los humildes. Si quieres ser un santo, ¡es importante ser humilde! El orgullo del diablo es lo que causó su caída, por lo que odia la humildad.

San Francisco de Sales dijo:  “El arma más poderosa para vencer al diablo es la humildad”. Proverbios 16: 5 también dice: “Todo corazón orgulloso es una abominación para el Señor …”

Jesús dice en Mateo 11:29, “Tomad mi yugo sobre ti y aprende de mí, porque soy manso y humilde de corazón; y encontrarán descanso para ustedes mismos “.Y en Mateo 23:12 dirá:  “El que se ensalza será humillado; pero el que se humilla será enaltecido “.

La humildad es una parte vital de la vida cristiana. ¡Los santos también lo sabían! Aquí hay 12 citas sobre la humildad de los santos que seguramente te inspirarán en tu viaje a la santidad y te ayudarán a evitar el mal.

San Agustín de Hipona

“Fue el orgullo lo que cambió a los ángeles en demonios; es la humildad lo que hace a los hombres como ángeles.”

Santa Teresita de Lisieux

“[Jesús] me enseñó que la única gloria que importa es la gloria que dura para siempre, y que uno no tiene que realizar actos brillantes para ganar eso,  sino esconder los actos de virtud de los demás, e incluso de uno mismo, de modo que ‘la mano izquierda no sabe lo que está haciendo la mano derecha’ “.

San Vicente de Paúl

La humildad y la caridad son los dos acordes maestros: uno, el más bajo; el otro, el más alto; todos los demás dependen de ellos. Por lo tanto, es necesario, sobre todo, mantenernos en estas dos virtudes; para observar bien que la preservación de todo el edificio depende de la base y el techo. ”

Santa Teresa de Ávila

“La humildad, por profunda que sea, ni inquieta ni perturba el alma; va acompañado de paz, alegría y tranquilidad. Lejos de perturbar o deprimir el alma, [la humildad] lo agranda y lo hace apto para servir mejor a Dios “.

San Padre Pío de Pietrelcina

“No debes desanimarte o dejarte abatir si tus acciones no han tenido el éxito esperado. ¿Qué esperas? Estamos hechos de arcilla y no todos los suelos rinden los frutos esperados por quien los cultiva. Pero humillémonos siempre y reconozcamos que no somos nada si no tenemos la asistencia Divina. ”

San Francisco de Sales

“La humildad aleja a Satanás, y aprecia los dones y las gracias del Espíritu Santo dentro de nosotros. Y por esa razón todos los Santos, y especialmente el Rey de los Santos y Su Santísima Madre, siempre han estimado la gracia de la humildad por encima de todas las otras virtudes. ”

Santa Faustina Kowalska

“Un alma no se beneficia como debería del sacramento de la confesión si no es humilde. El orgullo lo mantiene en la oscuridad. El alma no sabe ni desea probar con precisión las profundidades de su propia miseria. Se pone una máscara y evita todo lo que pueda traerle la recuperación.”

St. Elizabeth Ann Seton

“La puerta del cielo es muy baja; solo los humildes pueden entrar en él. ”

San Francisco de Asís

“No debemos ser sabios ni prudentes según la carne, sino que debemos ser simples, humildes y puros.”

Santa Catalina de Siena

“Del autoconocimiento fluye la corriente de humildad, que nunca se aprovecha de un mero informe, ni se ofende por nada, sino que porta cada insulto, cada pérdida de consuelo y cada pena, desde cualquier dirección que puedan llegar, pacientemente, con alegría.”

San Benedicto Nursia

“Por la decaída u la exaltación, no debemos entender nada más que esto, que caemos por auto-exaltación y nos exaltamos por humildad. Y la escalera así establecida es nuestra vida en el mundo, que el Señor nos levanta al cielo, si nuestro corazón es humillado. Porque llamamos a nuestro cuerpo y alma las barandas de la escalera, y en estos se soporta nuestra vocación divina e insertamos los diferentes peldaños de humildad y disciplina que debemos subir”.

San Maximiliano Kolbe

“Mi amado, que cada caída, incluso si es un pecado serio y habitual, siempre se convierta para nosotros en un pequeño paso hacia un mayor grado de perfección.”
“De hecho, la única razón por la cual la Inmaculada nos permite caer es curarnos de nuestra arrogancia, de nuestro orgullo, de hacernos humildes y así hacernos dóciles a las gracias divinas.”

Compartir:

Comentarios

comentarios