Él murió por negarse a obedecer a Hitler y acaba de ser beatificado

Cartel de la beatificación de Josef Mayr-Nusser / Imagen: Diócesis de Bolzano

Josef Mayr-Nusser murió en el año 1945 en el campo de concentración de Dachau, Alemania, después de haberse negado a jurar fidelidad a Hitler. Tenía 34 años, estaba casado y tenía un hijo. Este sábado, en la ciudad italiana de Bolzano, ha sido beatificado.

La Misa, celebrada en la Catedral de Bolzano, estuvo presidida por el Cardenal Angelo Amato, Prefecto de la Congregación de la Causa de los Mártires. Miles de fieles asistieron a la ceremonia.

El Beato Josef Mayr-Nusser, reconocido mártir por el Papa Francisco, fue un cristiano comprometido con la difusión del Evangelio y la lucha contra los totalitarismos fascistas.

Nació el 27 de diciembre de 1910 en Bolzano. De joven asumió un papel de responsabilidad en la Acción Católica en un contexto de enfrentamiento de la asociación con el régimen fascista italiano, y trabajó en favor de los pobres por medio de la Conferencia de San Vincenzo de Paoli.

Su gran interés por conocer más a Cristo y a la Iglesia le llevó a profundizar en su formación cristiana por medio de la lectura y estudio de los grandes autores de la espiritualidad cristiana.

En declaraciones recogidas por Radio Vaticana, Josef Innerhofer, postulador de su causa, afirmó que Joseph Mayr-Nusser “fue una persona excepcional. Para él, lo más importante era servir a Jesús, especialmente por medio de los pobres”.

Para el Beato Josef Mayr-Nusser, el nazismo era profundamente inmoral. “En sus discursos subrayaba que sólo tenemos un ‘führer’, un ‘duce’, y ese es Jesucristo. Él es nuestro único guía al que estamos llamados a seguir”, destacó el postulador. “Para él no era importante hacer grandes obras, sino simplemente servir de forma sencilla, en el modo cristiano, allá donde nos encontremos: en el trabajo, en el tiempo libre, en la familia. Simplemente, de modo cristiano”.

Su lucha contra el fascismo que oprimía a su país le llevó a invitar a sus conciudadanos a quedarse en su tierra y adherirse al movimiento de resistencia “Héroes Andreas Hofer”. Había estudiado profundamente los fundamentos del fascismo italiano y del nazismo alemán, y conocía las bases racistas y totalitarias de esas ideologías.

Sin embargo, sus esfuerzos no impidieron que fuera enrolado a la fuerza en el ejército nazi. Tuvo que soportar el adoctrinamiento y la formación militar, hasta que, en la mañana del 4 de octubre de 1944, declaró abiertamente que no iba a jurar fidelidad a Hitler para no sustituir el culto debido sólo a Dios por el culto a la personalidad del líder alemán.

Como consecuencia fue arrestado y trasladado al campo de concentración de Dachau, donde murió el 24 de febrero de 1945 de disentería.

Cuando, después de ser arrestado, el sargento le preguntó por qué rechazaba el juramento, contestó que “por mis convicciones religiosas y políticas”. Entendía la política como un servicio al bien común. Su martirió es la traducción práctica del llamado de los cristianos a ser testimonios del Evangelio.

La memoria litúrgica del Beato Josef Mayr-Nusser se celebrará el 3 de octubre, el aniversario del día en que eligió obedecer a Cristo y no a Hitler.

Publicado originalmente en ACI Prensa

¡Síguenos!





Compartir:

Comentarios

comentarios